09 de febrero de 2019
09.02.2019
Liga Endesa
Unicaja 9997Baxi Manresa

Éxtasis cajista en el Carpena antes de la Copa del Rey de Madrid

El Unicaja supera al Baxi Manresa con una canasta de Kyle Wiltjer en el último segundo y ya se centra en el torneo copero que arranca el jueves para los verdes, contra el Iberostar Tenerife

09.02.2019 | 23:00
Éxtasis cajista en el Carpena antes de la Copa del Rey de Madrid

El Unicaja sigue instalado en la locura, en un excitante «al filo de lo imposible», que esta noche de sábado terminó de la mejor manera (otra vez), con otra canasta sobre la bocina, en este caso de Kyle Wiltjer, que sirvió para acabar con la resistencia de un Baxi Manresa más que bueno, liderado por un imperial Ryan Toolson, autor de 30 puntos, incluido un triple a 5 segundos del final que igualaba el partido a 97.

Con la prórroga más que asumida por todos, los verdes tuvieron respuesta con una jugada de tiralíneas, más propia del Brasil futbolero del 70 que de un equipo de baloncesto, en la que participaron los cinco jugadores verdes sobre el parqué y que terminó con el tiro ganador de Wiltjer. Puro jogo bonito. Espectacular. Increíble. Alucinante. Otro partido para recordar...



Nunca es fácil el partido antes de la Copa del Rey. Lo juegues en casa o fuera de tu ambiente. Contra un rival de los de arriba o de los que bastante tienen con evitar la zona roja de la clasificación. La adrenalina a flor de piel de lo que está a punto de empezar (en solo cuatro días Unicaja e Iberostar estarán luchando por una plaza en semifinales del torneo de Madrid), el miedo a cualquier mínimo revés físico que te puede dejar fuera del gran torneo del baloncesto español, la obligación de ganar para seguir en la zona alta de la clasificación de esta apretada Liga Endesa... Son muchos factores que no son fáciles de gestionar para cumplir con el objetivo.

El Unicaja supo esta noche de sábado canalizar todos esos pros y todos esos contras para superar a un rival de postín (de lo mejor que ha pasado por Málaga este curso), en un Martín Carpena entregado a los suyos y que despidió a sus jugadores con una sonora ovación que estaba claro que tenía una doble intención: la del agradecimiento por los 40 minutos vividos ante los catalanes de esta misma noche y la de mandar también toda la fuerza a los suyos para que a partir del próximo jueves en Madrid puedan hacer algo muy grande.




Era un día en el que había que ganar y se ganó... a pesar del escolta mormón. Se hizo con sufrimiento, teniendo que esperar al último segundo del último minuto del último cuarto y en un duelo de mucha más emoción que calidad, con muy buenos ataques, pero pobres defensas. El caso es que ahora el triunfo no parece que sea especialmente importante porque hay otros retos inminentes, pero dentro de un par de meses será vital para encarar el por el título de la mejor manera posible. Y es que ya van 20 jornadas de Liga y esto va a mil por hora. Este mismo sábado, el Iberostar Tenerife y el Valencia, los rivales directos del Unicaja por la cuarta plaza, perdieron sus partidos, en ambos casos como locales. O sea, que la jornada ha sido redonda antes del cambio de chip hacia la Copa.

El equipo volvió a exhibir irregularidad. Empezó perdido en defensa y fallón en ataque. Cuando cogió el ritmo, mostró ese talento que tiene para buscar el aro rival, pero siguió sufriendo mucho en defensa. Pero la mejor noticia es que mejoraron sus prestaciones Waczynski y Wiltjer, dos jugadores que no estaban bien y que se unen a la tropa ahora que empieza el intento de «conquista de Madrid».

El partido empezó muy mal. El Manresa martilleó la canasta de un Unicaja que en el minuto 7 perdía 10-22. Otra vez una sangría en defensa que no hay manera de curar. El equipo verde frenó un poco el vendaval ofensivo del rival en el segundo cuarto, lo que le permitió dar la vuelta al marcador antes del intermedio, 46-45. En el tercer cuarto el Unicaja quiso, pero Toolson no le dejó. Amenazaron un par de veces con irse los verdes, pero el rival se agarró al partido gracias a la muñequita del excajista. Los diez minutos finales fueron un pim, pam pum de unos y otros. El Manresa se puso 4 arriba, 79-83, con solo 4 minutos por delante. Y en el cara y cruz final, la moneda salió cara con el tiro ganador del ala-pívot canadiense.

Es evidente que pronosticar sobre este Unicaja es un ejercicio infinito de fe. Está para ganar a cualquiera, pero en un día "raro" para perder también casi con cualquiera. El equipo parece que llega a este momento clave del curso razonablemente bien, no tanto como cuando arrancó la temporada, pero se le ve listo para competir a buen nivel. Ese triunfo de hace una semana contra el Real Madrid, después de ir 21 abajo y su capacidad de sufrimiento en este partido contra los manresanos demuestran que hay "algo" ahí que debe hacernos ilusionarnos. ¿Será suficiente como para "armarla" en el WiZink Center?  Pues yo no me atrevo a decir que sí, pero tampoco daría por "muerto" nunca a un equipo que desde septiembre hasta aquí ha ganado a todos los "grandes" con los que se ha medido (menos al Baskonia) al menos una vez: Real Madrid, Barça Lassa, Valencia, Unics Kazan...

FICHA
Unicaja 99
 (21+25+20+33): Roberts (6), Jaime (14), Milosavljevic (-), Wiltjer (14), Shermadini (19) - cinco inicial - Boatright (11), Salin (9), Waczynski (9), Díez (5), Lessort (12), Okouo (-).
Baxi Manresa 97 (25+20+16+36): Fisher (10), Toolson (30), Tomàs (5), Lalanne (12), Zubcic (14) - cinco inicial - Gintvainis (-), Lundberg (12), Muñoz (-), Jou (-), Murphy (12), Sima (2).
Árbitros: Martín Bertrán, Martínez Fernández y Sánchez Mohedas. Sin eliminados.
Incidencias: partido correspondiente a la jornada 20 de la Liga Endesa disputado en el Martín Carpena ante 7.548 espectadores.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes