31 de marzo de 2019
31.03.2019
Zona press

Pepe, un fuera de serie

31.03.2019 | 05:00

Las lesiones de Alberto Díaz y de Ryan Boatright han propiciado que Lucas Muñoz, un base del equipo júnior, se esté entrenando con el primer equipo desde la semana pasada. Lucas fue alineado por Luis Casimiro para el partido que el Unicaja disputó el pasado domingo y que le enfrentaba al Obradoiro. Casimiro demostró, una vez más, su predisposición a hacer debutar a todos los canteranos que ayudan a entrenar al primer equipo. Cumpliendo con esta máxima, sacó a jugar a Lucas Muñoz que, seguro, vio así cumplido uno de sus sueños desde que juega a baloncesto.

Pero el regalo no quedó ahí. Lucas se enfrentaba a Pepe Pozas, que sabe muy bien lo que es trabajar a diario como una bestia en Los Guindos para cumplir ese sueño que seguro tuvo en común con Lucas cuando era más joven. Pues me dio la impresión (creo que no solo a mí) de que, ya con el partido decidido, el base del Obradoiro le hizo falta a Lucas para que éste pudiera tirar dos tiros libres y ese momento tan especial para el chaval fuera acompañado de la posibilidad de anotar dos puntos. Sus primeros dos puntos en la ACB, esperemos no sean los últimos. Para conseguirlo, Lucas Muñoz deberá seguir trabajando muy duro, con humildad. Seguro que le ayudará tener presentes a jugadores como Pepe Pozas.

Pepe es un jugador diferente, de esos que te cautivan cuando los entrenas. Él sabe perfectamente qué es lo que quieres de él como entrenador, no hace falta decírselo. Esa cualidad habla de su nivel de madurez y le ayuda enormemente en su capacidad de dirección. La mano prodigiosa que tiene y su facilidad para hacer canasta es cosa suya también. Nadie se lo enseñó. Y, por supuesto, los entrenadores que ha tenido le habrán aportado detalles que le han convertido en un jugador totalmente afianzado en la ACB. En nuestro caso, lo único que hicimos con él fue no estorbarle para que hiciera su baloncesto y se desarrollara como jugador, confiando en él ciegamente.

Pepe salió de aquel equipo de Clínicas Rincón para acabar la temporada en Valladolid, en la ACB. Unos meses después Moncho Fernández, entrenador del Obradoiro, lo reclutó para su equipo. Hasta Santiago de Compostela se marchó Pepe para ejercer el rol de tercer base del equipo. Su humildad, su ética de trabajo, su talento y su personalidad arrolladora han hecho que Pepe ahora sea el base titular del equipo. Y no solo eso, es el capitán. Y es que desde que recaló en Obradoiro ya no ha cambiado de vestuario. Esto habla muy bien de él y de la confianza que Moncho Fernández tiene en él, un entrenador al que Pepe le debe mucho y que seguro es el entrenador más importante en su carrera como jugador.

Recuerdo el mal momento que pasó Nacho Llovet, compañero de Pepe en Obradoiro, la temporada pasada cuando fue acusado por el entrenador del Joventut de Badalona de tramposo. Esta afirmación, posiblemente fruto de un calentón, afectó a Llovet porque él salió de Badalona y siente ese club, se ha criado allí. Pues bien, el propio Llovet declaró que en ese mal trago que le tocó vivir su compañero Pepe Pozas fue quien más le ayudó. Esto es solo una muestra más de quien es Pepe, de cómo es Pepe.

Nosotros en aquel mítico Clínicas Rincón, fuimos unos privilegiados por ver trabajar a diario a una pareja de bases sensacional, porque el compañero de Pepe era Alberto Díaz. Además, disfrutábamos viéndolos jugar cada partido. ¡Y qué manera de jugar!

Yo, como Lucas Muñoz o como Pepe Pozas o Alberto Díaz, también soy un soñador a pesar de que ya estoy mayor. Y entre muchos de mis sueños, está ver juntos de nuevo en el Unicaja a Pepe y a Alberto como pareja de bases. Modestamente creo que están perfectamente preparados para dirigir el juego de este Unicaja y seguro que será imposible encontrar dos bases que vayan a sentir más la camiseta que esos dos artistas.

El bueno de Lucas tiene dos grandes ejemplos en los que fijarse si quiere cumplir su nuevo sueño, que seguro será ser jugador de ACB. La humildad, amar el baloncesto trabajando sin descanso y creer en sus posibilidades, además del talento, llevaron a Alberto y Pepe a llegar y consolidarse. Esperemos que Lucas tenga presentes estos aspectos y lo logre también.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes