15 de diciembre de 2019
15.12.2019
La Opinión de Málaga
Liga Endesa
BARCELONA95105UNICAJA

El Unicaja da la campanada en el Palau

El conjunto malagueño dio la sorpresa y se convirtió en el primer equipo en ganar esta temporada en el Palau en Liga Endesa con una exhibición en ataque (95-105)

15.12.2019 | 20:58
El Unicaja da la campanada en el Palau

El Unicaja hace saltar la banca. El conjunto de Los Guindos tumbó al todopoderoso Barça en el Palau en una exhibición de juego en ataque (95-105). Los de Luis Casimiro derrotaron al conjunto blaugrana de la forma más difícil, jugando a anotar muchos puntos. Esta temporada solo había ganado en el feudo culé el CSKA (67-96), por lo que la victoria tiene un doble mérito: ganar y además hacerlo dando de su medicina anotadora a los de Svetislav Pesic.

El cuadro costasoleño cuajó una maravillosa actuación de principio a fin. Resistió el ritmo anotador del Barça, supo sufrir cuando marchaba por detrás y culminó la victoria con un gran último cuarto. Entre el final del tercero y el inicio del cuarto periodo, el Unicaja endosó a su rival un 15-0 de parcial que fue definitivo. El «Efecto Brizuela» sigue adelante, tercera victoria consecutiva desde la llegada del escolta donostiarra, y jugando cada vez mejor al baloncesto.

El cuadro cajista salió muy concentrado desde el principio y fue casi todo el primer cuarto por delante en el tanteador. Un buen inicio anotador de Adams situaba cinco arriba a los malagueños (5-10). Enfrente estaba un motivadísimo Alex Abrines ante su exequipo, que se encargó de sostener al Barça durante todo el primer tiempo junto a un inspiradísimo Ante Tomic bajo el aro. Fue por encima el Unicaja hasta los instantes finales del periodo. Mirotic, que salió desde el banco situaba por delante a los azulgrana (26-25). Y Brizuela, otro de los destacados del choque, cerraba los primeros 10 minutos con su segunda canasta (26-27).

Brizuela cerró el primer cuarto y Brizuela abrió el segundo. Triple para empezar (26-30). El Barça empezaba a acelerar con un Tomic haciendo mucho daño en la pintura y con un parcial de 9-0 tomaba el mando del partido (37-32). Waczynski cortaba la sangría desde la línea de 3 (37-35). A mitad del segundo cuarto, el encuentro seguía igualado (41-41). Los árbitros no pasaban ni una a los de verde, cada contacto en defensa era castigado con falta, lo que provocó las protestas y la técnica a Luis Casimiro. El Barça aprovechó el momento de dudas del Unicaja y el acierto desde el tiro libre para poner su máxima hasta el momento (48-41). Primer momento complicado para los visitantes, que siguieron bien enfocados en el partido y dejaron la diferencia en solo cinco puntos al descanso (56-51). Buenos minutos para el recién llegado Brizuela en esta primera parte.





Si bueno fue el arranque del partido, mejor aún el comienzo del segundo tiempo. Parcial de 7-0 para iniciar el tercer periodo que obligaba a Pesic a parar el partido (56-58). Reaccionaron tras el minuto de reflexión los locales y con otro parcial, ahora de 12-4, volvieron a tomar el mando del partido. Pero el Unicaja no había dicho su última palabra. Los malagueños seguían muy entonados de cara al aro y resistieron el ritmo anotador azulgrana. Tanto es así que Brizuela puso el broche final al cuarto con un triple que dejaba a los de verde en ventaja (74-76). 10 minutos quedaban por delante para dar la campanada.




Y así lo hizo el Unicaja. Otro tremendo inicio tras el cambio de periodo ponía al conjunto de Los Guindos 74-86 a 8.06 del final. Parcial de 10-0 de salida, que unido a los últimos cinco puntos del cuarto anterior suponía un 15-0. Los de Casimiro lo tenían en la mano, pero aún quedaba mucho por remar, por el rival y el escenario. Tres tiros libres de Waczynski ponían el 79-92 a falta de 5.51 para el final. Reaccionó el Barça y con un 7-0 volvía a apretar el electrónico.





El encuentro entraba en sus últimos tres minutos con ocho de ventaja para el Unicaja (86-94). Y los malagueños supieron tirar de oficio y experiencia para mantener una ventaja que ya no se escapó. Pese a algún que otro fallo desde la línea de personal, el conjunto culé ya no consiguió reengancharse al encuentro y la victoria voló hacia la Costa del Sol.






Exhibición ofensiva de un Unicaja ante uno de los equipos más poderosos del continente, candidato a ganarlo todo este año y que todavía no había perdido en Liga Endesa en su feudo en toda la temporada. Los de verde terminaron con 105 puntos (el pasado martes firmaron 108 ante Oldenburg) y se trajeron para Málaga un triunfo que los deja a solo una victoria del cuarto clasificado y se mantiene todavía con opciones de ser cabeza de serie en «su» Copa. ¡Enhorabuena!
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes