29 de enero de 2020
29.01.2020
Eurocup
Unicaja8475MoraBanc Andorra

Victoria cajista 'made in Spain'

Alberto Díaz, Jaime Fernández y Rubén Guerrero aúpan al Unicaja en el último cuarto para sumar una nueva victoria europea ante el MoraBanc que deja a los verdes a un paso de los cuartos de final y con serias opciones de acabar campeón de grupo

29.01.2020 | 23:18
Victoria cajista 'made in Spain'

El Unicaja va muy en serio en la Eurocup. Lejos de las dudas de casi cada fin de semana en la Liga Endesa, el equipo verde volvió a demostar este miércoles, frente al MoraBanc Andorra, que es un serio aspirante a algo grande en esta competición europea, en la que fue líder incontestable de su grupo en la primera fase y que también es colíder de su grupo en este Top 16.

A dos jornadas del final de esta segunda liguilla, el Unicaja tiene pie y medio ya en el play off de cuartos de final. Y ojo porque el miércoles que viene llegará al Carpena el Tofas Bursa turco. Un nuevo triunfo de los de Luis Casimiro en ese partido les dará matemáticamente la primera plaza (si el Joventut pierde en Andorra) y la ventaja de campo para el primer cruce de cuartos de final por el título.

Los de Los Guindos dieron esta vez su versión buena para superar al MoraBanc Andorra en un partido que empezó muy bien, que se complicó en el tercer cuarto, cuando el rival se puso seis arriba (52-58), pero que solucionó el equipo con el corazón que pusieron sobre el parqué Alberto Díaz (clave con dos triples y un robo en ese momento tan caliente), Jaime Fernández (autor de 18 puntazos) y Rubén Guerrero, que estuvo estelar bajo los aros en ambos lados de la pista.

No fue una gran noche de baloncestoo. Pero el único objetivo era ganar... y se ganó. Los verdes supieron reaccionar a lo del domingo en el WiZink Center con una victoria que templa los ánimos en el entorno y que sirve para cargar algo de autoestima a un plantel que vive en una eterna montaña rusa de emociones, sensaciones y resultados.

Entró muy bien el Unicaja en el partido. Acertó desde la línea de tres, defendió bien, pudo correr y dominó con claridad los 10 primeros minutos. La verdad es que fue el inicio soñado después de unos días complicados. Hasta 9 arriba estuvieron los de Luis Casimiro, que encontró en Rubén Guerrero una buena rotación desde el banquillo y en Jaime Fernández a un perfecto director de juego y a un dominador del tempo del partido que más les interesaba a los verdes.

Las fuerzas se igualaron en el segundo cuarto. Hannah y sobre todo el excajista Dejan Todorovic se erigieron en protagonistas ofensivos de su equipo, que dominó el rebote y fue descontando puntos minuto a minuto hasta alcanzar el decanso solo con uno abajo, 43-42. Muy poca renta para lo visto en 20 minutos en los que los verdes fueron manifiestamente mejores, pero no contaron con los puntos de sus dos principales killers (Brizuela, 1, y Adams, 0).

El rival se puso por primera vez por delante a 4:24 del final del tercer cuarto (50-51). Varios ataques poco trabajados de los verdes dieron alas a un MoraBanc que se vio con 6 de renta, 52-58, provocando los nervios de una grada cada vez con menos paciencia. El partido alcanzó el minuto 30 con 59-61 y todo por decidir.

Dos triples y un robo de Alberto Díaz, cuando peor estaba el ambiente en el Carpena, devolvieron la paz al pabellón y pusieron al Unicaja la ventaja en el marcador, 67-61. El Unicaja apostó por apretar atrás. Jugó sus mejores minutos en defensa, supo aguantar su ansiedad y entró en los tres minutos finales con un 77-68 que fue la sentencia definitiva. De ahí al final ya no hubo opción para el MoraBanc, eliminado ya matemáticamente de la lucha por estar en cuartos de final.

El Carpena disfrutó al final, pero antes y durante los peores momentos del equipo mostró su malestar con sus jugadores y, sobre todo, contra el palco. Entre el tercer y el último cuarto la grada se encendió cuando un guardia de seguridad quiso retirar del entorno del palco a un aficionado que portaba una pancarta que rezaba: "Eduardo vete ya. Incompetente. ¡Dimite!" El propio Eduardo García estuvo hábil para mediar desde su posición para que no se expulsara al aficionado. También, antes de empezar, el propio García y algunos aficionados tuvieron un intercambio de palabras y gestos en la distancia, que no fueron a más. Demasiadas cosas extradeportivas en una noche muy importante en la que, afortunadamente, todo acabó bien.

Ahora lo que toca es disfrutar. Con el mercado de fichajes cerrado en esta Eurocup desde la tarde del martes, el debate está abierto y está en la calle. ¿Es suficiente con esto, más Ejim y Elegar, para ganar esta Eurocup 2019/2020? Viendo los resultados del equipo en Europa, con 14 partidos jugados y 11 victorias, parece que sí. Lo que pasa es que en el horizonte asoman Partizan, Unics, Darussafaka, Galatasaray o Virtus Bolonia, por poner varios ejemplos, que también quieren el título y que van a exigirle al Unicaja lo máximo cuando llegue la hora de la verdad. Y ahí será cuando veremos si hacía falta o no hacía falta fichar. De momento, nada que objetar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes