16 de febrero de 2020
16.02.2020
Final
Unicaja6895Real Madrid

Unicaja, subcampeón de Copa con honores

El Unicaja pierde la final copera contra el Real Madrid y se queda a las puertas de la gloria en un Carpena que vibró como hacía tiempo que no lo hacía con su equipo

16.02.2020 | 20:22
Unicaja, subcampeón de Copa con honores

Los blancos no dieron opción a la sorpresa y dominaron el partido a su antojo desde el salto inicial

Nada de lamentos. Nada de tristeza. Prohibido ser del Unicaja, tener el corazón verde y morado y no sonreír hoy de oreja a oreja. El Unicaja perdió esta tarde-noche dominical la final de la Copa del Rey 2020 ante el todopoderoso Real Madrid, pero dio un paso al frente en su estatus de club aspirante, volvió a disfrutar del gusanillo especial que supone jugar una final de lo que sea y, lo que es más importante, se reconcilió con su grada, algo molesta las últimas semanas, pero rendida estos últimos tres días al juego 5 estrellas de su equipo en cuartos y "semis".

La ilusión del club, de los aficionados y de la ciudad, engalanada estos últimos días con cientos de motivos coperos, chocó con la cruda realidad de un Unicaja que estuvo súper el viernes en los cuartos de final contra el Casademont Zaragoza y que dio una lección de baloncesto en semifinales contra el MoraBanc Andorra, pero que fue incapaz de luchar contra el trasatlántico que es este Real Madrid en una final que no tuvo historia y que solo tuvo el color blanco merengue.

Hay que reconocer que la diferencia a día de hoy entre el Real Madrid, un equipo fabricado para ganarlo todo y el Unicaja es sideral. Es verdad que a un partido puede pasar cualquier cosa. Y que si, además, lo juegas en tu cancha, todavía tus opciones parece que crecen de forma exponencial. Pero hay un dato que es aterrador. Pablo Laso, con una plantilla de 16 jugadores, precindió para este partido de los jóvenes Nakic y Garuba, además de Jordan Mickey y Salah Mejri. Pues bien, cualquiera de estos cuatro «descartes» tendría un rol protagonista determinante si vistiera de verde. O el mismo Nicolás Laprovittola, su jugador número 12 en esta Copa, aquí sería capitán general. Lo dicho, dos realidades deportivas perpendiculares.

El Carpena volvió a estar espectacular. El «gallinero» verde no se dio por vencido en ningún momento y ayudó de lo lindo a los de Casimiro tratando de evitar lo inevitable. La «marea verde» empujó y empujó y empujó. Se dejó la vida animando a los suyos, pero el equipo no pudo devolver a la grada su esfuerzo con la ansiada victoria y el título. Eso sí, ninún reproche al esfuerzo de todos.

El partido fue un monólogo. El Real Madrid le dio cuatro minutos de cuartelillo al Unicaja, 8-10. A partir de entonces, endureció el partido atrás y encontró a un Jaycee Carroll muy entonado en ataque para dar el primer arreón. A los verdes no les entraron los tiros y el Madrid se fue con una máxima de 13, coincidiendo con el final del primer cuarto, 13-26.

La sangría fue a más en los siguientes minutos. Rudy se «cascó» dos triples nada más salir a pista y los blancos se fueron de 19, 13-32. Un parcial de 12-0, con 10 puntos de Brizuela, revivió al Unicaja, 26-35. El «sigan, sigan» de los árbitros no ayudó en los minutos siguientes en el intento de remontar y el partido se fue al descanso con 28-43 y la sensación de que lo que no puede ser, no puede ser... y además es imposible.

Con Jaime Fernández fuera de combate, con Carlos Suárez con un dedo de su mano lesionado y con -15 en el marcador, el inicio del tercer cuarto fue más de lo mismo. Los blancos se fueron por encima de los 20 de ventaja (32-54).

El resto del partido no tuvo ninguna historia. Solo el lento pasar de los minutos camino del bocinazo final y la confirmación de que el Real Madrid es el nuevo campeón de Copa y el Unicaja, un merecido subcampeón.

Colorín colorado, la Copa 2020 se ha acabado. Por delante una incómoda «Ventana FIBA» que provocará la marcha de medio equipo con sus selecciones (todos los españoles menos Carlos Suárez, por ejemplo, están citados por Scariolo). Después, el Real Madrid, esta vez en Liga, en un partido que será la reedición de esta final copera, dentro de dos semanas. Será la antesala de la última jornada del Top 16 y del inicio del play off de cuartos de final de la Eurocup. O sea, que vienen más emociones fuertes. Y las europeas, con el premio añadido de buscar una plaza para la Euroliga del próximo curso 2020/2021. Casi nada. Fue bonito mientras duró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes