13 de abril de 2020
13.04.2020
La Opinión de Málaga
Canterano de Los Guindos

Adiós a uno de los nuestros: Alfonso Sánchez anuncia su retirada

El escolta formado en la cantera de Los Guindos, campeón de Liga y Copa con el Unicaja, pone punto y final a su carrera deportiva con 33 años

13.04.2020 | 16:50
Alfonso Sánchez, con la camiseta del Unicaja.

"Lo mío ha sido una carrera marcada por las adversidades, pero siempre me he levantado y ahora disfruto el momento. Ojalá se prolongue por mucho tiempo"... Son palabras de Alfonso Sánchez (Jaén, 14/2/1987) hace tres temporadas, cuando defendía la camiseta del Real Betis, el que ha sido su último equipo como profesional. Y es que el jugador nacido en Jaén, marbellí de adopción y formado en la cantera de Los Guindos, anunció este lunes que se retira del baloncesto a los 33 años, mediante una emotiva carta:

"Hace meses que tomé una de las decisiones más difíciles e importantes de mi vida: dejar de jugar al baloncesto. Y ahora, con tanto tiempo libre en casa, ha llegado el momento de comunicar que pongo punto y final a mi carrera como como jugador profesional. Me retiro dadas las circunstancias generales personales en las que me encontraba y en particular al estado de la lesión de mi mano derecha.

En un día como hoy me gustaría dedicar unas palabras a expresar lo que siento. No sé si lo conseguiré, resumir tantos años de vivencias es difícil, pero voy a intentarlo.

Tarde o temprano este momento llegaría. Siento que el deporte no ha sido del todo justo conmigo, pero como esta vida no va de juzgar, he aceptado, respetado e intentado superar cada situación o circunstancia que me ponía por delante. Siempre intentando ver el lado bueno de las cosas.

El baloncesto es mi pasión; intentar darle rutina al dolor ha sido cada temporada más difícil. He disfrutado de cada momento bueno vivido y tengo claro que las malas experiencias me han formado como persona. Me he dejado todo lo que tenía en cada pabellón que he pisado. Me ha enganchado el intentar superarme año tras año. He sido feliz. Ha merecido la pena. Me llevo una mochila llena de amigos y aprendizajes para aplicar.

Gracias Toa Paterna por inculcarme el aprendizaje de la tolerancia a la frustración, siempre has estado muy presente en mí. Como decías, vivir siempre es un intento más.

Gracias Sergio Scariolo, por darme la oportunidad, el reto de demostrar a qué nivel estaba preparado para ayudar al equipo; aquella Final Four de Atenas es uno de los mejores recuerdos que guardo. Ser canterano y jugar en el equipo de tu ciudad es un sueño hecho realidad para mí.

Gracias Francis Tomé, en una etapa difícil me obligaste a seguir luchando, disfruté tirándome al suelo una y otra vez; por ti, por lo que nos hacías creer a los niños y a mí.

Por supuesto, GRACIAS, Mario Bárbara, Ale Ballesteros, María López y Enri Salinas; me cuidasteis cuando todo se puso cuesta arriba. Siempre me gusta recordar, como durante la recuperación de una de mis lesiones, en la camilla de al lado, se quejaba un desconocido que ahora es uno de mis mejores amigos, Pepe. Gracias por estar ahí.

Me hubiera gustado despedirme de otra forma. Supongo que todo jugador sueña con poder retirarse con un último partido "en casa" delante de "su gente". Las circunstancias mandan una vez más; también por eso escribo esta carta.

No encuentro la manera de agradecer a mis padres y mis hermanas todo lo que han hecho por y para mí durante todo este tiempo; he sido el centro de muchas decisiones familiares, siempre apoyando y respetando mis intereses y mis prioridades. Gracias por este sacrificio. Gracias mamá, papá, Laura y Mariki para asesorarme y aconsejarme. Gracias por tantos kilómetros. Me hubiera gustado dar muchos más buenos momentos.

Al resto de mi familia, amigos, a mi gente, inmensamente agradecido por vuestro apoyo y compañía todos estos años. Agradecido también a todos los que de una forma u otra han estado vinculados a mí durante este trayecto.

Gracias Marbella, Málaga, Alicante, Santiago, San Sebastián, Ourense, Manresa y Sevilla. Cierro esta etapa orgulloso. Ha sido un placer. Un abrazo".





La verdad es que Alfonso siempre será un jugador histórico del club cajista, al pertenecer a la plantilla que en 2005 alzó al cielo de Zaragoza el título de la Copa del Rey y que en 2006 levantó el título de Liga en Vitoria, además de vivir también en primera persona aquella inolvidable Final Four de la Euroliga en Atenas 2007. Él estaba llamado a ser el relevo de Carlos Cabezas y Berni Rodríguez en el primer equipo cajista, pero las lesiones truncaron aquella prometedora carrera.

Primero fue una lesión de muñeca de la que nunca llegó a recuperarse al cien por cien; después, una rodilla; luego, la otra... Demasiados contratiempos que no le quitaron la ilusión de triunfar en el Unicaja, Alicante, Obradoiro, Lagun Aro, Clínicas Rincón, Manresa y el Baloncesto Sevilla de Luis Casimiro, al que llegó en la 2015/2016 y en el que acabó como capitán, tras tres temporadas en el cuadro ahora bético.



"Te vimos crecer, cumplir sueños y sobreponerte a la adversidad. Ahora nos dejas sobre la cancha pero en #Málaga, tu casa, siempre serás bienvenido. ¡Mucha suerte en tu nueva etapa, @23ASanchez!" Así se ha despedido el Unicaja a través de su cuenta de Twitter de Fon, uno de esos ejemplos a seguir por cualquier niño o niña que trabaja cada día (ahora no, por culpa del COVID-19) en la "fábrica" de Los Guindos. La misma pista que vio crecer como jugador y como persona a Alfonso Sánchez Delgado.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes