24 de mayo de 2020
24.05.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Semana clave para el Unicaja y para el baloncesto

En los próximos 7 días se sabrá si se disputa el play off de la Eurocup, si se juega la Fase Final de la Liga Endesa y si el equipo femenino de LF2 juega por el ascenso a la máxima categoría

24.05.2020 | 05:00
El Unicaja conocerá esta próxima semana su futuro deportivo en todas las competiciones: Liga Endesa, Eurocup y Liga Femenina 2.

El baloncesto español y europeo afronta su semana más importante desde que las competiciones se suspendieron por culpa de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. En los próximos 7 días se decidirá qué pasa con el play off final de la Eurocup, qué pasa con la fase final de la Liga Endesa y también la Federación Española de Baloncesto debe decidir qué ocurre con los ascensos desde la LEB Oro a la Liga Endesa y con la fase de ascenso que prepara desde la pasada semana el Unicaja Femenino de LF2 de Lorena Aranda a la máxima categoría del baloncesto español.

La primera en decidir su futuro será la Euroliga. Para mañana, lunes, por la mañana, está prevista una reunión telemática en la que participarán los once clubes que forman parte del comité ejecutivo de la Euroliga (Real Madrid, Barça, Baskonia, Anadolu Efes, Fenerbahce, Olympiacos, Panathinaikos, Maccabi Tel Aviv, CSKA Moscú, Armani Milán y Zalgiris Kaunas). Tras este encuentro, su presidente, Jordi Bertomeu, ofrecerá una rueda de prensa, por la tarde.

En juego está el futuro de la máxima competición del baloncesto europeo y también qué pasa con la Eurocup, en la que participa el Unicaja. Es verdad que no hay mucho optimismo al respecto, pero si la decisión fuera afirmativa, la hoja de ruta de la competición podría incluir un periodo de entrenamientos antes de arrancar la competición, prevista entre el 4 y el 17 de julio, todo en una misma sede y con todos los partidos a puerta cerrada. En este caso, Belgrado es la capital europea que parece mejor posicionada para decidir ese play off final de la Eurocup, cuyos cruces de cuartos de final son: Unicaja-Reyer Venezia, AS Monaco-Virtus Bolonia, Promitheas Patras-Tofas Bursa y Partizan-Unics Kazan.

El arranque de la semana no solo será clave para los clubes europeos, también para el futuro inmediato del baloncesto español. Y es que la Federación Española decidirá cómo se articulan los ascensos de categoría después de la reunión que también mañana, lunes, por la tarde, mantendrá la Comisión Delegada de la FEB, el órgano habilitado para tomar esta decisión.

Con las distintas ligas oficialmente finalizadas en todas las competiciones organizadas por la Federación (LEB Oro, LEB Plata, Liga EBA, Liga Femenina Endesa y Liga Femenina 2) y decidido que no habrá descensos, la clave está en saber cómo se disputarán los ascensos a las competiciones superiores.

El Unicaja femenino de Lorena Aranda espera instrucciones. Las malagueñas se entrenan desde hace poco más de una semana en Los Guindos a la espera de saber cómo, cuándo y dónde se juega esa posible fase de ascenso de LF2 a la máxima categoría del baloncesto femenino nacional. Hay ilusión en el equipo verde por intentar el salto, algo que no estaba en los planes del club cuando arrancó la temporada, pero que las cajistas se ganaron antes del confinamiento con sus buenos resultados. Si definitivamente se juega esa fase de ascenso, el equipo lo hará con la importante baja de la pívot montenegrina Ana Pocek, que hace unos días dejó el equipo para regresar a su país.

El Unicaja, como el resto de clubes de la Liga Endesa, estarán también muy pendientes de lo que se decida en la LEB Oro, el apartado más espinoso, sin duda, ya que según las bases de competición deberían promocionar a dos equipos a la Liga Endesa, para lo que se plantea, bien decidir una plaza en un partido entre el primero y el segundo y la otra en una fase eliminatoria entre los siete que van del segundo al octavo, o bien tomar la clasificación del 8 de marzo, cuando se suspendió la competición.

Sea como sea, se generará un problema para la FEB con la situación de los ocho primeros clubes de la LEB Oro (Carramimbre Valladolid, Delteco Gipuzkoa, Leyma Coruña, HLA Alicante, Chocolates Trapa Palencia, Melilla Baloncesto, B The Travel Brand Mallorca y Leche Río Breogán), muchos de ellos sumidos en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), lo que podría dificultar disputar la fase de ascenso con todos sus jugadores.

Independientemente de cómo elige la LEB Oro qué dos equipos son los que ascienden, el problema es que esto supondría una Liga Endesa 2020/2021 con 20 equipos -ya que la ACB decidió que no hubiera descensos-, algo a lo que se niegan los clubes de la máxima categoría por la carga de partidos casi «imposible» de sostener en un calendario ya muy cargado con la propia Liga Endesa, las distintas competiciones europeas y las ventanas FIBA, además del fin de semana que hay que guardar para la disputa de la Copa del Rey de 2021.

«Los clubes entienden que ser veinte con la que está cayendo y con la que nos viene encima en la 2020/2021, es una dificultad extrema y lo ideal es que seamos dieciocho por muchos motivos», afirmó Antonio Martín, presidente de la ACB en una entrevista con EFE, opinión con la que coinciden todos los representantes de los clubes que se han manifestado al respecto.

Si la temporada 2020/2021 será de 18 equipos o de 20 equipos, es una incógnita que necesitará un debate profundo más allá, presumiblemente, de esta decisiva semana.

La última decisión prevista para estos próximos 7 días tiene como fecha límite el 31 de mayo, día marcado por la ACB para dilucidar si se disputará la Fase Final por el título en sede única entre los doce primeros clasificados de la temporada regular, divididos en dos grupos de 6 y que ha emparejado al Unicaja en el Grupo A con el Barça, el Kirolbet Baskonia, el Iberostar Tenerife, el RetaBet Bilbao y el Joventut. El otro grupo lo formarán Real Madrid, Casademont Zaragoza, MoraBanc Andorra, Valencia Basket, San Pablo Burgos y Herbalife Gran Canaria, que jugarían todos contra todos en cada grupo. Los dos mejores de cada uno jugarían las semifinales, a partido único y la final, para cerrar el torneo y contar con un campeón de la Liga Endesa 19/20 que pasará a la historia por ser el de la temporada del COVID-19.

Según pudo saber La Opinión de Málaga, la idea de la ACB es jugar esa fase final en Valencia, entre el 15 (o el 17) y el 30 de junio. Es la sede preferida y las fechas que la organización quiere utilizar para llevar a cabo esa lucha final por el título liguero de la temporada 2019/2020, aunque hay que esperar a que haya cofirmación oficial, algo que se producirá, previsiblemente, este lunes 25 de mayo.

En definitiva, estamos ante la semana clave para saber cómo es este final de temporada en el baloncesto europeo y español. Hay muchos intereses encontrados y también mucho dinero en juego. Jugar sería lo ideal, pero hay mucho todavía que debatir entre las distintas partes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes