23 de junio de 2020
23.06.2020
La Opinión de Málaga
Fase Final de la Liga Endesa
Baskonia 8786Unicaja

El Unicaja deja escapar dos veces el pase a las semifinales

Los de Luis Casimiro caen en el duelo directo por el Top 4 frente al Baskonia, tras un partido loco, que se decidió en la prórroga y que tuvo en su mano el equipo verde, pero no supo rematar

23.06.2020 | 18:04

Un partido loco, que el Unicaja tenía perdido poco antes del descanso (39-24), que tuvo virtualmente ganado poco antes de acabar el tiempo reglamentario (70-75) y también en el esprint final del tiempo extra (83-86), acabó en una dolorosa derrota por solo unos pocos detalles y, también hay que decirlo, por no saber rematar al rival, cuando ya estaba casi rendido y con la bandera blanca en la mano.

El caso es que el Unicaja se queda fuera de la lucha por el título de la Liga 2019/2020, no tiene hueco entre los cuatro mejores equipos de esta fase final liguera de Valencia. Barça y Baskonia, por este lado del cuadro, y probablemente Real Madrid y Valencia, por el otro, son los cuatro equipos que juegan la Euroliga y serán los cuatro equipos que busquen a partir de este próximo fin de semana el título de esta Liga del coronavirus.

Era un día para valientes. Un partido sin retorno. Un duelo entre dos clásicos de la ACB empeñados las dos últimas décadas es discutir la supremacía de Barça y Real Madrid, favoritos al título cada mes de septiembre cuando se alza el telón liguero. Solo había premio esta vez para el ganador y el Unicaja lo tuvo en su mano, pero lo dejó escapar. Así de triste. Un mate de Ejim que se topó contra el aro, con 5 arriba y poco más de un minuto, un triple imposible de Henry que sí les entró a ellos, tres tiros libres que fallaron el propio Ejim (2) y Mekel (1) y una "bomba" que no encontró premio de Bouteille, en el antepenúltimo ataque de la prórroga, fueron las "pequeñas" cosas que decidieron que ellos pasaran a "semis" y que el Unicaja se quedara en el camino.

Es una pena porque el equipo mereció más suerte. No era un grupo nada fácil. Había tres gallos (Barça, Baskonia y Unicaja) y un Iberostar que llegó a Valencia con argumentos deportivos suficientes en los meses anteriores como para considerarlo la cuarta alternativa de esta liguilla. El Unicaja estuvo súper el primer día contra los chicharreros. De lujo. Había ganado hasta este cruce frente a los baskonistas cada día que tenía que ganar (Iberostar y Joventut) y solo había perdido contra el Barça, que era el día que podía perder. Pero el partido clave no fue capaz de rematar sus buenas sensaciones anteriores.

En el día "D" y a la hora "H", al equipo solo hay que ponerle el pero de un segundo cuarto lamentable, en defensa, en el cuidado del balón y en el rebote defensivo. Fue el único momento en el que el rival fue mejor. Los otros 30 minutos fueron un pim pam pum loco, sin un dueño claro y con la emoción que solo tiene este deporte, en el que en tres minutos pasas del fango a la gloria... y viceversa.

El Baskonia supo leer el partido y jugar con su ansiedad de tener que ganar. Los equipos de Dusko siempre son competitivos y en partidos decisivos como éste, son un rival muy coñazo. De los peores que te puedes encontrar en Europa. El famoso "carácter Baskonia" apareció a pesar de los problemas físicos de muchos de sus jugadores y fue capaz de frenar a un Unicaja, empeñado en liarla en esta cita exprés liguera de Valencia, pero al que le ha faltado un pelín de suerte para colarse en las "semis".

El guión del partido anunciaba igualdad máxima entre dos equipazos. El primer cuarto fue tal cual se esperaba. Es verdad que los de Casimiro fueron siempre por delante y que arrancaron mejor, 5-12, pero los vascos apretaron en defensa, el Unicaja empezó a perder balones y el minuto 10 llevó al partido a un equilibrio máximo, 19-19.

Todo cambió a partir de entonces. Un parcial de 10-0 en el inicio del segundo cuarto encendió todas las alarmas. Casimiro paró el partido con 29-19. El Baskonia ganó la lucha por el rebote, fue más intenso, más agresivo y lanzó con mejores porcentajes de acierto. El +10 hizo justicia a lo visto esos minutos sobre el parqué. La sangría fue a más. Hasta un -15 tuvo que soportar un Unicaja empeñado en perder balones y más balones. El resultado al descanso, 44-33, puso las semifinales muy cuesta arriba, con solo 20 minutos ya por delante y una dinámica poco esperanzadora.


El mejor Unicaja de la tarde apareció tras el descanso. Un espectacular 0-15 de los de Los Guindos volteó el partido, 44-48. Ivanovic paró con un tiempo muerto que reordenó las ideas de los suyos. La igualdad volvió entonces al electrónico, con intercambio de canastas hasta alcanzar el minuto 30 con 54-56. Dos arriba para los cajistas y todo por decidir.

La buena imagen de los de Casimiro siguió en el inicio del cuarto final, 56-59. El partido fue ya un toma y daca hasta el final. Con 70-75, Ejim erró un mate con poco más de un minuto por jugarse. El canadiense, con 18 segundos, falló dos tiros libres con 72-75. Dos oportunidades para sentenciar que dejaron vivo al Baskonia, que logró llevar el partido a la prórroga, 76-76. El Unicaja lo tuvo en la mano, pero lo dejó escapar por primera vez.

La prórroga fue otro cara o cruz. Con 83-80, Bouteille, desaparecido muchos minutos, enchufó dos triples que colocaron el 83-86 a 43 del final. Con 86-86 el Unicaja se equivocó, tiró antes de tiempo otro triple que esta vez no entró y en el último ataque Pollonara se fue a 1 segundo a la línea de tiro libre. Falló el primero, pero anotó el segundo. El Unicaja tuvo la última, pero con poco más de un segundo fue incapaz de siquiera lanzar a canasta.

La temporada de los verdes ya es historia. Finalistas de Copa, fuera del Top 4 en la Liga en el último segundo y con un camino muy interesante en la Eurocup cuando la pandemia se "cargó" la temporada europea, tras acabar la primera fase y el Top 16 como campeón de grupo. Buenos números, aunque sin la guinda que habría sido seguir adelante en esta cita de Valencia. Ahora toca trabajar en los despachos y mejorar un plantel que tiene bastante calidad en el perímetro, pero al que le falta un faro guía en la pintiura. Si el club encuentra ese jugador interior que sea un referente por dentro, el Unicaja 2020/2021 está llamado a hacer grandes cosas. Estoy seguro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes