El Unicaja tiene la obligación de estar en la Copa. No tiene más. Y ese derecho tiene que ganárselo de aquí al 10 de enero en las dos jornadas que quedan para terminar la primera vuelta. Los de Luis Casimiro no han sabido hacer los deberes cuando más de cara lo tenían y ahora deberán defender el octavo puesto que ahora mismo ostentan este domingo ante el San Pablo Burgos -12.30 horas/Movistar Deportes (dial 53)- y la próxima semana en casa frente al Baskonia.

El conjunto malagueño sigue dependiendo de sí mismo para estar en la cita en Madrid. Eso es lo más importante de todo. Después de tropiezos tan sonados como los sufridos en casa ante el Fuenlabrada y el Real Betis de Plaza, en la prórroga, el cuadro verde sigue teniendo en su mano el billete para el torneo del K. O., pero deberá sellarlo con una victoria que le haga no depender de terceros resultados. Atrás deben quedar esas malas actuaciones, donde el equipo estuvo realmente mal ante rivales inferiores, para poder sacar un triunfo de su visita al Coliseum burgalés.

La tarea no será nada sencilla. El San Pablo Burgos está cuajando una temporada más que destacable y tiene ya asegurada su presencia en la Copa. Los de Joan Peñarroya juegan un baloncesto alegre que le ha llevado a ocupar la quinta plaza de la tabla, con 11 triunfos y solo 5 derrotas. Además ha hecho del Coliseum un pabellón difícil de asaltar. En 8 encuentros como local solo ha cedido dos victorias, ante el Fuenlabrada y contra el Real Madrid, líder del campeonato.

La temporada ya se quedó fuera de la Copa disputada en Málaga en la última jornada -siendo 8º- y esta campaña no ha dejado escapar una nueva oportunidad de oro para estar en el torneo más atractivo del baloncesto español. Los Renfroe, McFadden, Benite, Rivero, Horton, el excajista Omar Cook y compañía se lo pondrán realmente complicado al Unicaja.

El equipo de Los Guindos debe comenzar el 2021 de la forma opuesta a como acabó el 2020, dando una imagen lamentable en su feudo ante el Real Betis. Recuperar la fortaleza defensiva y el orden en ataque será imprescindible para superar a un San Pablo Burgos muy competitivo. Para ello, Luis Casimiro no podrá contar de nuevo con los lesionados Gal Mekel, Alberto Díaz y Carlos Suárez, además tener la más que conocida baja de Dragan Milosavljevic. Con la baja de dos de los bases del equipo, la dirección de Jaime Fernández y del último fichaje, Frankie Ferrari, serán fundamentales para que el Unicaja pueda traerse de vuelta la victoria para Málaga.

Precedentes

Los últimos encuentros entre malagueños y burgaleses en el Coliseum no fueron favorables para los intereses cajistas. Tan solo en la 2017-18 consiguieron la victoria de visitante (78-85). En las dos últimas campañas el resultado fue negativo. En la 2018-19, el Unicaja cayó por 88-79 y en la primera vuelta del curso pasado volvieron a salir derrotados de la cancha castellanoleonesa por un contundente 77-60.