03 de enero de 2021
03.01.2021
La Opinión de Málaga
Crónica
San Pablo Burgos9583Unicaja

El Unicaja se cae del tiovivo

El conjunto malagueño cayó en la prórroga en el Coliseum frente al San Pablo Burgos y se jugará el pase a la Copa en la última jornada

03.01.2021 | 14:46

El Unicaja demostró que es capaz de lo mejor y de lo peor en solo unos minutos, fiel reflejo de lo que está siendo la temporada. Los de Luis Casimiro, concentrados, duros en defensa y eligiendo bien en ataque, llegaron a dominar por 12 puntos en el tercer periodo pero tiró todo el trabajo por la borda en unos momentos de desconexión en el último cuarto y una prórroga horrible. Con la victoria y la clasificación para la Copa en juego apareció de nuevo la peor versión del equipo y brindó segundas y hasta terceras oportunidades al San Pablo Burgos, que aceptó de buena gana el regalo para destrozar a los malagueños en el tiempo extra (95-83).

Pudo llevarse el partido, pero cayó en la prórroga por segundo encuentro consecutivo y ahora deberá jugarse el billete para la cita copera en la última jornada. Si gana al Baskonia estará en Madrid, pero si vuelve a perder quedará a expensas de lo que hagan sus perseguidores en sus respectivos encuentros.

El arranque del partido fue bueno. Concentrados en tareas defensivas y con sus hombres exteriores acertados en los lanzamientos de media distancia. Fernández, Alonso y Waczynski , en dos ocasiones, anotaron desde el perímetro en los primeros minutos para dar la delantera al cuadro verde (4-8). Renfroe y Benite lideraban el ataque local (9-10). En el ecuador del cuarto empezó el baile en los banquillos. Saltó a la cancha Brizuela y comenzó a tomar la responsabilidad en ataque. El donostiarra anotó los 6 últimos puntos del equipo en este acto inicial para mantener el partido igualado (19-17).

Un parcial de 8-2 de salida en el segundo cuarto, con dos triples consecutivos de Salvó y el excajista Omar Cook, situaban el electrónico en 27-19. El cuadro local empezó a subir sus porcentajes en el tiro para estirar la diferencia y Gerun, con 4 puntos consecutivos, cortó el primer amago de rotura del partido (29-23). Los de Luis Casimiro reaccionaron tras unos minutos que recordaron al Unicaja que cayó ante rivales como Fuenlabrada o Betis y volvió a estrechar el electrónico a 2.54 del descanso (33-32). Tras el tiempo muerto de rigor, aparecieron Nzosa en defensa -que no volvió a jugar más- y Thompson en ataque para que el encuentro quedara igualado al descanso (39-39).

El Unicaja volvió a coger el mando del encuentro tras una buena salida de vestuarios. La conexión Fernández-Guerrero funcionó en estos primeros minutos de tercer cuarto para marcharse de 7 puntos (43-50). Joan Peñarroya tenía que parar el partido antes del ecuador del periodo. Otra asistencia del base madrileño para el pívot marbellí ponía el 43-52. Los de Los Guindos sacaron su mejor versión defensiva en mucho tiempo en estos minutos para encarrilar un partido que llegaba a su último periodo con 7 de ventaja para los malagueños tras un pequeña reacción final local (51-58).

Con todo de cara, el Unicaja tiró por la borda todo el trabajo realizado en solo dos minutos. Tras una canasta de Alonso (51-60), el Burgos se metió de nuevo en el partido con un parcial de 8-0 - con dos triples consecutivos de Omar Cook- (59-60). Y un mate de Kravic devolvía la delantera a los de Peñarroya (61-60). Tiempo muerto de Casimiro.

El minuto de reflexión no pudo sentar mejor al Unicaja, que volvió a ser el del tercer cuarto. Recuperó la conexión Fernández-Guerrero para poner de nuevo 5 arriba a los de Casimiro (63-68). Con el partido igualado, un mate de Kravic y un triple de Benite disparaban al Burgos (77-72). Abromaitis, desde la línea de personal, y Brizuela, de tres, volvían a empatar el choque a 1 minuto del final (77-77). Benite anotó, Guerrero respondió y en la última el brasileño falló y el encuentro se fue a la prórroga (79-79).

Y ahí la suerte volvió a esquivar al Unicaja. A base de rebotes ofensivos, el Burgos se llevó el gato al agua. Las segundas y terceras oportunidades fueron decisivas para que los de Peñarroya se hicieran con el triunfo. Con 89-83, Brizuela perdió el balón y cometió una antideportiva y ahí se terminó la historia a 1.25 de la conclusión. Un triple de McFadden puso la puntilla (93-83). Al final, 95-83.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook