¿Busca el Unicaja un pívot en el mercado para reforzar su juego interior? Aparentemente, no. Al menos, las declaraciones oficiales de los rectores de Los Guindos, cuando se les cuestiona sobre este asunto, son siempre contundentes: "No habrá fichaje". Idéntica contestación, por cierto, que daban los mismos protagonistas el pasado mes de febrero, solo 24 horas antes de anunciar a bombo y platillo el fichaje de Axel Bouteille...

Lo cierto es que sigue el debate abierto dentro del propio club entre los que creen que un pívot sería una guinda perfecta para el actual plantel verde y los que piensan que con lo que hay es suficiente para afrontar el resto de la Liga Endesa, el resto de la Eurocup y, ojalá, la Copa del Rey de Madrid 2021.

Lo que está claro es que si llega un fichaje tendrá que ser antes del martes de la próxima semana. Y es que ese día, a las 18 horas, se cierra el mercado en la Eurocup, por lo que cualquier jugador firmado en momento posterior a esa fecha y a esa hora no podría disputar las primera vuelta del Top 16 de la competición europea.

Si se trata de buscar un revulsivo que tape las carencias que está mostrando el juego interior verde, no tendría ninguna lógica fichar después de esa fecha ya que el hipotético refuerzo se quedaría sin jugar las tres primeras jornadas de la segunda fase de la competición continental. Además, poniendo el foco en la Copa del Rey de Madrid (para la que todavía queda oficializar el billete), cuando antes llegase el supuesto fichaje más tiempo tendría para asentarse en el equipo y tener un rol definido en la nueva rotación que decidiera Luis Casimiro.

El problema del juego interior es algo que arrastra el Unicaja desde la pretemporada. La apuesta del pasado verano fue no salir al mercado y que Deon Thompson ocupara la plaza de pívot titular del proyecto cajista 2020/2021, con Rubén Guerrero y Volodymyr Gerun como las otras dos alternativas para la posición de center. Esta idea se "cayó" nada más arrancar la Liga. Tras constatar durante la pretemporada y en los primeros partidos de la ACB y de la Eurocup que Thompson era más eficaz jugando de "4", Casimiro varió su planteamiento inicial, dándole a Rubén Guerrero el rol de pívot titular, con Gerun como primer recambio y añadiendo al canterano Yannick Nzosa como una tercera opción para la posición de "5".

El devenir de la temporada estos últimos meses ha alimentado el debate casi cada partido. Muchas voces, dentro y fuera del club creen que la posición de pívot está coja en un proyecto en el que el perímetro (aunque con carencias defensivas) es mucho más consistente que un juego interior que sufre para rebotear, que sufre para intimidar, que sufre para defender y que sufre hasta para anotar.

Guerrero es un jugador en franca progresión, pero al que no parece recomendable cargar todavía de demasiada responsabilidad. Gerun, a pesar de los deseos de los rectores del club, no acaba de explotar y muestra muchas carencias, sobre todo atrás. Y Nzosa es un júnior con una capacidad física y atlética descomunal, pero que tampoco está preparado para ser un jugador determinante todavía para un equipo con aspiraciones serias en la Liga Endesa y en la Eurocup.

El caso es que el mercado está en plena ebullición estos días. El Andorra acaba de fichar a Artsiom Parakhouski, el Fuenlabrada a Josh Sarma y el Real Madrid a Alex Tyus. Son solo tres ejemplos para entender que hay jugadores en el mercado y que lo único que hace falta es decidir si se hace la apuesta económica y ambiciosa por alguno de ellos o si se decide finalmente (como se asegura permanentemente desde Los Guindos) mantener el plantel actual sin introducir ningún refuerzo más.

El Unicaja tiene a su favor que puede fichar un jugador de cualquier nacionalidad. Frankie Ferrari, el último en llegar, tiene pasaporte italiano, por lo que Tim Abromaitis sigue siendo el único jugador extracomunitario de la plantilla verde. Eso abre el abanico de opciones que ofrece el mercado. Son decenas las propuestas que han llegado estos últimos meses al director deportivo del club, Manolo Rubia. Algunas de ellas, de hecho, ni siquiera siguen en su agenda porque han ido encontrando acomodo estas últimas semanas en otros equipos.

El club tiene que tomar una determinación que sea definitiva. O se ficha ahora o después no tendría mucho sentido. Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente pasaron de largo por Los Guindos sin traer ese ansiado refuerzo al club verde. Quedan seis días por delante, hasta el martes de la próxima semana, para dar el paso adelante y mandar un mensaje ambicioso a aficionados y equipos rivales. Parece que no hay mucha intención, pero...