Dejen salir antes de entrar. Es la máxima que ha impuesto el consejo de administración del Unicaja para acometer algún retoque en la plantilla cajista de aquí al final de la temporada.

Como La Opinión de Málaga viene informando en los últimos días, el cambio de entrenador no es el único movimiento que está dispuesto a realizar el club. También se busca un pívot que mejore el juego interior, pero para que esa operación se pueda culminar con éxito antes deberá abrir un hueco en su profunda plantilla actual, compuesta por 15 jugadores.

El club no está para dispendios, por eso se ve como única opción liberar masa salarial con alguna rescisión de contrato (algo poco probable) o con la cesión de uno de los jugadores interiores, concretamente el ucraniano Volodymyr Gerun, como apuntó ayer el periodista Chema de Lucas.

El consejo de administración del Unicaja, Fotis Katsikaris y el director deportivo, Manolo Rubia, están de acuerdo en la necesidad de reforzar el juego interior, de hecho se peina el mercado, pero antes habrá que hacer hueco.

El tiempo juega en contra del Unicaja si es que se quiere que el nuevo jugador pueda participar en la segunda vuelta del Top 16 europeo. La fecha límite para inscribir jugadores en la Eurocup es el martes 2 de febrero, a las 18 horas, por lo que el fichaje debe hacerse antes de esa fecha para que pueda estar disponible para Katsikaris en los partidos continentales. Hay que tener en cuenta que quedarían a partir de ese día tres partidos más del Top 16 y que aunque la situación continental es muy comprometida, el Unicaja sigue dependiendo de sí mismo para pasar a cuartos de final.