La situación en Europa del Unicaja es agónica, pero no definitiva. Hace una semana, con 0-1 en la clasificación, la historia seguía respaldando las posibilidades que tenían los cajistas de pasar a cuartos de final tras perder el primer partido del Top 16 en casa, con cuatro equipos que habían superado ese reto.

La situación ha cambiado ahora, pero a peor, y es que ya solo tiene un ejemplo a seguir: El Herbalife Gran Canaria de Luis Casimiro de la temporada 2016/2017, único equipo en la historia de la Eurocup, con el sistema de competición actual, que se clasificó para cuartos de final tras no conseguir la victoria en los dos primeros partidos del Top 16.

El equipo malagueño perdió su primer encuentro de esta segunda fase con un resultado de 86-95 ante el Joventut. En esas condiciones, tenía a cuatros equipos que, con el actual sistema de clasificación, habían logrado pasar a cuartos aún perdiendo el primer partido en casa: Herbalife Gran Canaria de Luis Casimiro en la temporada 16/17, Buducnost VOLI Pogdorica en la 17/18, Lokomotiv Kuban Krasnodar en la 18/19 y AS Monaco en la 19/20. Todos ellos perdieron su primer partido en sus respectivas canchas, tal y como le ocurrió al Unicaja, y consiguieron después clasificarse para cuartos de final.

En el segundo partido de la fase, Unicaja también cayó derrotado frente al conjunto monegasco, esta vez con un resultado más abultado de 90-71 en Mónaco. Ahora la situación es más complicada y con menos estadísticas a favor para creer en la remontada. Si solo tenía a cuatro equipos de los que seguir el ejemplo, ya solo le queda uno y a cuyo entrenador conoce muy bien, pues hasta hace una semana se sentaba en el banquillo malagueño. El Herbalife Gran Canaria de la temporada 16/17 perdió su primer partido en casa frente a Lokomotiv y también perdió en su visita al Fuenlabrada de la segunda jornada, exactamente el mismo patrón (0-2) que los malagueños.

Tras caer en casa contra Joventut y lejos del Martín Carpena ante AS Monaco, solo quedan cuatro balas que agotar para poder llegar a cuartos de final de la Eurocup. Además, hay que tener en cuenta lo difícil que se ha quedado el grupo con dos jornadas disputadas: los del Principado y los de Badalona son primero y segundo de grupo con dos victorias y ninguna derrota. Agónico, pero no definitivo. De la mano de su nuevo entrenador, Fotis Katsikaris, y de una mejora en los resultados, Unicaja espera hacerle frente a la historia y lograr el pase a cuartos de final ganando todos los partidos que le quedan para seguir manteniendo las opciones. El espejo es el Herbalife Gran Canaria.