El Unicaja visita esta matinal del domingo al Urbas Fuenlabrada (12:30 horas), una cita en la que el equipo de Fotis Katsikaris quiere, de una vez, acabar con la penosa mala racha de resultados, que ya alcanza las 10 derrotas seguidas y los 40 días sin ganar.

Los verdes, tras el batacazo de su eliminación matemática de la Eurocup, buscarán en la pista del Urbas esa victoria que tanta falta le hace a la plantilla para cambiar la dinámica y para que el nuevo entrenador comience a ver resultados en los cambios que ha propuesto desde su llegada a Málaga, hace ya un par de semanas.

El equipo viajó a Madrid sin novedades. Otra vez se quedó en casa Volodymyr Gerun, con el que no cuenta Katsikaris y que, salvo milagro, no volverá a vestir la camiseta verde y morada de los de Los Guindos. Sí estará, por tercer partido consecutivo, entre los "12" elegidos Carlos Suárez, ya recuperado de su lesión muscular. El capitán ha sido protagonista en las últimas horas por romper su silencio en una entrevista en La Opinión de Málaga en la que, entre otras muchas cosas, desveló que ha pasado el COVID-19 mientras estaba de baja por lesión, el pasado mes de enero.

Suárez intentará aportar un poco de equilibrio en el juego interior a una plantilla en la que sigue sin haber novedades. La búsqueda de un pívot está paralizada por el consejo de administración, empeñado en no mover ficha ni incorporar ninguna pieza nueva mientras no libere su hueco en el equipo y el importe de su ficha el ucraniano Gerun.

El Unicaja se entrenó en Los Guindos. Álex Zea

En la expedición también está Frankie Ferrari, que no ha tenido casi protagonismo en los últimos partidos y que apura sus últimos días en Málaga. Katsikaris prefiere a la pareja Jaime Fernández-Alberto Díaz en la dirección y el norteamericano está pasando de puntillas por su contrato temporal en la entidad verde.

Muchas miradas apuntarán hoy a Deon Thompson. El americano, el jugador mejor pagado de la plantilla, ha aportado muy pocas cosas en los últimos partidos. La afición está molesta con él y en Fuenlabrada debe dar un paso al frente que en la Copa se reafirme. Es evidente que debería ser un jugador fundamental para el equipo. Recuperarlo debe ser uno de los grandes objetivos de Katsikaris.

Yo sé que después de 10 derrotas seguidas hay que agachar la cabeza y no hablar muy alto, pero no me resisto a decir que el Unicaja, incluso "este" Unicaja, es favorito y debe ganar en Fuenlabrada sí o sí. La diferencia de talento y de presupuesto entre un equipo y otro solo puede desembocar en una victoria verde. Pienso que el Unicaja está ante una gran ocasión para cerrar un maldito ciclo y abrir otro que sea más positivo e ilusionante. Pero todo esto es teoría, la misma que antes del doble enfrentamiento con el desconocido Nanterre y... 0 de 2.

El Urbas Fuenlabrada llega a este partido en 15ª posición de la Liga Endesa, con un balance de 6 victorias y 14 derrotas, la última frente al Joventut de Badalona en la pasada jornada (80-75). A nivel estadístico, !ojo! con este dato: el "Fuenla" es el 4º mejor equipo en rebotes de la competición (35,35 por partido), siendo el 2º en rebotes ofensivos (12,50). Mejorar el rebote debe ser una de las claves para poder ganar. Además, el rival cajista de este domimngo es el 2º que más faltas recibe (21,75) y el 5º que más tapones coloca (3,10). En cuanto al tiro, es el 2º que más canastas de 2 anota (23,25) y el 3º que más tiros libres suma (15,70).

Acerca de sus jugadores, destaca el escolta Melo Trimble, máximo anotador de la Liga Endesa (18,2 puntos, 3,8 asistencias, 17,9 de valoración). Junto a él, el escolta Marc García (10,8 puntos), el alero Leo Meindl (11,2 puntos, 5,4 rebotes), el pívot Kyle Alexander (8,8 puntos, 5,9 rebotes, 1,4 tapones) y el ex del Unicaja Christian Eyenga (8,7 puntos, 4,2 rebotes) son otras de las amenazas del conjunto madrileño, que recientemente ha incorporado a Kwan Cheatham (9,3 puntos), Jovan Novak (9,3) y Josh Sharma (5,7 puntos).

La cita en el Fernando Martín es a las 12:30 horas. Urge ganar. En lo deportivo, por razones obvias. Y en lo anímico, porque una victoria servirá para espantar los fantasmas y para afrontar la Copa del Rey con otro espíritu. Esta vez, sí: De Fuenlabrada no puede pasar.