Barça y Unicaja cierran esta noche a las 21:30 horas los cuartos de final de la Copa del Rey, partido del que se saldrá el último clasificado para las semifinales y se enfrentará al vencedor del TD Systems Baskonia- Joventut de Badalona. El otro enfrentamiento ya está definido: Lenovo Tenerife-Real Madrid, tras vencer a San Pablo Burgos y Valencia Basket respectivamente. 

Darío Brizuela, escolta del Unicaja, ha pasado por rueda de prensa para explicar algunos de los puntos más importantes con los que tienen que cumplir los malagueños para vencer a su rival. «Ellos juegan a cambiar mucho y ahí creo que podemos tener ventaja de nuestros pequeños frente a sus grandes. La clave del partido va a estar en la defensa y en el rebote que es siempre nuestro punto débil pero cuando lo hacemos bien competimos todos los días», sobre todo teniendo en cuenta que el Barça es el segundo equipo que mejor rebotea en Liga Endesa, mientras que el Unicaja es penúltimo en esa clasificación.

Ante el poderío físico que presentan los blaugranas, Brizuela ha reconocido que el juego de los pequeños de Unicaja puede ser fundamental para obtener ese pase a semifinales. «Tenemos que ser inteligentes porque ellos, con su defensa y con su físico, intentan que el equipo contrario se precipite en sus decisiones y tenemos que encontrar ese equilibrio entre ser capaces de atacarles desde fuera, pero jugar inteligente. No va a ser fácil, pero a lo mejor las posibilidades pasan por ahí». 

El Unicaja viene de una victoria que, además de permitirles afrontar el partido con otro ánimo, les hace cortar con la racha negativa de derrotas que atravesaban en los dos últimos meses. El escolta es consciente de ello, pero asume que es un torneo en el que solo valen 40 minutos. «Esto es la Copa, es una competición completamente diferente y es a un partido y lo que decíamos el año pasado 'si la queremos ganar tenemos que ganar a los mejores’ y este año nos ha tocado al favorito o a uno de los favoritos. Estamos a tope, hemos dejado la mala racha atrás y estamos con muchísima ilusión».

Los malagueños afrontan con ganas el encuentro ante un rival que, tal y como ha expresado Brizuela, aunque tenga una plantilla similar a la temporada anterior, han cambiado de entrenador y el juego también es diferente. Quien también ha renovado la figura del banquillo es el Unicaja y el escolta reconoce un cambio: «No creo que el cambio de entrenador sea una cosa que se mida o se calcule. Al final es una decisión que se tomó y que llegue pronto o tarde eso te lo dice al final la competición. Nosotros ahora con Fotis estamos contentos, creo que estamos mejorando, pero estamos en el momento que estamos y que sea pronto o tarde solo sería una excusa y las excusas no sirven de nada».