El Unicaja fichará un pívot en los próximos días. La decisión está tomada y es solo cuestión de tiempo que Fotis Katsikaris tenga en Málaga ese jugador interior que tanto se ha echado de menos desde que arrancó la temporada y, sobre todo, desde que el técnico griego está al frente del banquillo cajista.

La salida del club de Dragan Milosavljevic, oficializada este miércoles por la entidad de Los Guindos, será la que posibilite la llegada del nuevo refuerzo para el primer equipo verde. Y es que el adiós del jugador serbio libera una partida económica que hará posible acometer el fichaje que estaba pendiente desde hace ya algunas semanas, concretamente desde que los rectores del Unicaja decidieron el cambio de entrenador en el banquillo.

Hay que recordar que en el mismo consejo de administración en el que se tomó la decisión de rescindir el contrato de Luis Casimiro y el fichaje de Fotis Katsikaris ya se acordó reforzar la plantilla con un pívot, una operación que quedó supeditada a lograr la salida de Volodymyr Gerun, jugador con el que no se cuenta.

Los días siguientes, la dirección deportiva cajista trabajó en una doble dirección: la búsqueda de un refuerzo a la vez que la salida de Gerun. El pívot ucraniano puso trabas a su marcha y la condición de que su salida fuera a otro equipo de la Liga Endesa, por lo cual rechazó ofertas del extranjero que habrían allanado en ese momento el propio adiós de Gerun y la llegada de otro pívot.

Trascendió en esos días la negociación abierta entre el Unicaja y el norteamericano ex del Khimki Greg Monroe, jugador con el que incluso hubo un principio de acuerdo, pero que se quedó en el limbo cuando el consejo de administración y el presidente cajista, Eduardo García, rechazaron acometer la operación si no fraguaba la rescisión con Volo Gerun.

La situación con el jugador ucraniano sigue a día de hoy parada a la espera de que la próxima semana, cuando Gerun regrese de Kiev, de participar con su selección en la Ventana FIBA, se pueda solucionar satisfactoriamente. Por si acaso, el club abrió días atrás la negociación con Dragan Milosavljevic para tratar de poner fin al contrato del serbio con el Unicaja, tras un año y medio lesionado. Esta operación genera un ahorro, principalmente en cuestión tributaria, que libera una partida económica que va a servir para tener la liquidez que el consejo de administración exigía para acometer el fichaje de un nuevo jugador.

¿Será Greg Monroe el nuevo pívot del Unicaja? Pues si este acuerdo con Milosavljevic cerrado ahora se hubiese firmado hace un par de semanas, es casi seguro que a estas horas Monroe estaría entrenando en el Carpena junto a Fotis Katsikaris. Había un principio de acuerdo con él y solo la falta de dinero en las arcas cajistas impidió en aquel momento la operación con el que probablemente es el mejor jugador que hay en este momento en el mercado, con las características que necesita el Unicaja para reforzar su juego interior.

Monroe se desvinculó el pasado mes de enero del Khimki ruso y hasta la fecha se encuentra libre, con la peculiaridad de que ya no podrá jugar Euroliga esta temporada con otro conjunto, cuestión clave para que pueda desembarcar en Málaga. El ex del Khimki es un pívot físico con experiencia en NBA y Euroliga. El estadounidense de 2,11 de altura y 30 años ha pasado por equipo como Detroit Pistons, Milwaukee Bucks, Phoenix Suns, Boston Celtics, Philadelphia Sixers y en Europa Bayern Munich y Khimki Moscú hasta este mes de enero.

Katsikaris dejó claro en varias comparecencias de prensa en los partidos previos a la Copa del Rey que el equipo está "cojo" en el juego interior. Que sería bueno un refuerzo en la pintura. Una petición que parece que está muy cerca de ser atendida.

Otro de los nombres que sonaron semanas atrás como posible llegada al club verde es el de Devin Booker, que se encuentra en una situación similar a la de Monroe después de los impagos sufridos en el Khimki Moscú, colista de la Euroliga.

Las próximas horas deben ser decisivas. El mercado puede variar en cualquier momento. De hecho, hay otras opciones, además de Monroe y Booker que también pueden cuadrar en las necesidades del Unicaja. Toca esperar.