La Copa del Rey y la Eurocup son ya historia para el Unicaja. Es verdad que en la competición europea quedan un par de partidos todavía por jugarse del Top 16, pero los verdes ya no tienen opciones de pasar al play off de cuartos de final por lo que no dejan de ser un par de trámites que hay que pasar de la mejor manera posible, sin más.

El Unicaja se centra desde ya en el esprint final de la Fase Regular de la Liga Endesa, el único objetivo en el que todavía le queda vida en una temporada que hasta ahora ha sido francamente decepcionante.

Con 14 jornadas por jugarse antes del play off, Fotis Katsikaris y sus jugadores tienen el doble reto por delante de clasificarse para la Fase por el título y de tratar de llegar, de paso, en la mejor disposición posible para al menos ser competitivo en un cruce de cuartos de final en el que, si se llega, será con desventaja de campo. Y es que el regreso de la Liga Endesa, tras el parón por la Copa del Rey y por la Ventana FIBA, «pilla» a los verdes fuera de los ocho mejores de la clasificación y muy lejos de la cuarta plaza.

El Unicaja es ahora mismo noveno en la tabla, con 10 triunfos y 12 derrotas, mismo balance que el Baxi Manresa, aunque por detrás de los catalanes en la clasificación por el basket average, ya que el equipo de Pedro Martínez ha ganado esta temporada sus dos duelos ligueros a los cajistas, tanto en el Martín Carpena como en el Nou Congost.

Aunque el Unicaja está rozando la zona del play off y el objetivo de colarse entre los 8 primeros está al alcance de la mano, lo cierto es que pensar en algo más, pensar en llegar al cruce de cuartos de final con el factor pista a favor es una auténtica utopía a día de hoy. Y es que el Baskonia y el Tenerife, tercero y cuarto respectivamente, tienen 17 victorias, siete más que los malagueños. Una ventaja que parece imposible de remontar en estas últimas 14 jornadas de la Liga Regular.

Para el equipo verde, en este esprint final liguero, parece casi imposible soñar con subir en la tabla más arriba del séptimo puesto

La verdad es que la tabla está bastante «rota». El sexto clasificado es el Hereda San Pablo Burgos con 15 victorias, que podrían ser 16 si gana el partido que tiene pendiente contra el MoraBanc Andorra. Demasiada diferencia también con el Unicaja para lo «poco» que queda antes de la Fase por el Título. Por muy bien que le vayan las cosas al equipo verde en este esprint final liguero parece casi imposible soñar, desde luego, con subir en la tabla más arriba del séptimo puesto, que ahora mismo ocupa el Joventut con 12 triunfos, aunque también con un partido menos, la visita que tiene pendiente al WiZink Center para jugar frente al Movistar Estudiantes.

Harán bien Katsikaris y los jugadores cajistas en ir paso a paso. En hacer buena la filosofía esa tan manida del «partido a partido» para tratar primero de asentarse entre los ocho mejores y después echar cuentas para ver hasta dónde se puede llegar.

La gran novedad en la pista será la presencia de Malcolm Thomas, que debutará con la camiseta cajista

Las 14 finales que tiene por delante el Unicaja antes del play off arrancan este sábado con la visita el Movistar Estudiantes al Martín Carpena. En total serán 8 partidos en casa y 6 fuera de Málaga. Por el Palacio desfilarán sucesivamente el citado Movistar Estudiantes, el Herbalife Gran Canaria, el Hereda San Pablo Burgos, el MoraBanc Andorra, el RETAbet Bilbao Basket, el Casademont Zaragoza, el Joventut y el Real Madrid, en la que será última jornada de la Liga Regular.

Las seis salidas para los de Katsikaris serán a las pistas del Barça, Monbus Obradoiro, Lenovo Tenerife, TD Systems Baskonia, UCAM Murcia y Gipuzkoa Basket. Un calendario fuera de Málaga, a priori, bastante exigente para los verdes.

Es complicado con todavía tantas jornadas por delante echar cuentas de dónde puede estar el corte del play off. Parece casi seguro que habrá que alcanzar 18 victorias o más, lo que exigirá al equipo de Katsikaris al menos 8 triunfos en los próximos 14 partidos. Un reto matemáticamente posible, pero que deja muy poco margen de error al equipo de Los Guindos.

Sin Copa y sin Eurocup, no entrar en el play off por el título sería certificar la peor temporada del Unicaja en los últimos años. Para los verdes es una obligación estar siempre entre los ocho mejores y este curso, por todo lo que ha pasado hasta ahora, todavía más. El nuevo Unicaja de Katsikaris ha mostrado ciertos brotes verdes en los últimos partidos. Le valieron para ganar en Fuenlabrada y para competirle al máximo nivel al Barça, vigente líder de la Euroliga y campeón de Copa. A ese mismo nivel, el Unicaja no sufrirá para lograr su objetivo. El problema es que cualquier traspié inesperado le colocará en una situación límite porque todo lo que sea perder 6 o más partidos puede ser la sentencia liguera para los verdes.

El sábado será para el Unicaja el «día 1 de lo que resta de temporada». La gran novedad en la pista será la presencia de Malcolm Thomas, que debutará con la camiseta cajista. Una pieza más para la plantilla con la que Fotis Katsikaris se plantea el gran objetivo pendiente en este curso 2020/2021: Jugar el play off por el título.