Un año lleva el Martín Carpena huérfano de su afición. Desde el 1 de marzo del pasado 2020, solo un reducido grupo de seguidores en algunos partidos de la primera fase de la Eurocup han podido ver jugar al Unicaja en directo. Una situación muy dura para los aficionados, para los jugadores (sin el aliento de su gente) y también para los propios clubes, que han perdido miles de euros por no tener ni abonados ni venta de entradas en lo que va de temporada.

No hay fecha todavía para el regreso de los aficionados a las pistas, pero la ACB no descarta que en los próximos meses, antes del final de la presente Liga Endesa, se puedan otra vez abrir los pabellones al público. Sobre todo si las cifras de la pandemia siguen en retroceso las próximas semanas, como ocurre en la actualidad.

El propio presidente de la ACB, Antonio Martín, lo excplicó este miércoles con motivo del 39º aniversario de la fundación de la ACB (3 de marzo de 1982) en los Desayunos Deportivos de Europa Press, donde repasó el pasado, presente y futuro de la organización, con el regreso de los seguidores a las canchas como una de las cuestiones principales de su intervención.

Antonio Martín, presidente de la ACB. EuropaPress

"Llevamos un año sin público, sin el motivo por el que todos hacemos esto. Un año sin público significa que más de 2.165.418 personas no han acudido a las canchas. Esto provoca un enorme impacto económico. Solo en ticketing, el impacto negativo es del 23% de los ingresos. Nuestra obligación es proporcionar a los clubes las ayudas, como cualquier otra empresa, tanto a nivel privado como a nivel público. A esto hay que añadir otras reducciones en los ingresos, como los patrocinadores locales", explicó.

Martín cree que la vuelta de la "marea verde" y de las demás aficiones a las pistas puede estar más cerca que lejos. "Hay dos ligas, la de fútbol y la ACB, que se rigen bajo las normas del gobierno y el CSD. El resto de actividades (otros deportes, ocio, cultura...) están bajo el mando de las comunidades. Nosotros lo tenemos que acatar, pero es complicado que los clubes entiendan esta contradicción, cuando ellos están cumpliendo con un protocolo, exhaustivo, duro, complicado. Ahora mismo estamos en un momento en el que podemos mirar de forma más positiva la posible llegada del público. Pero es duro. La comunicación con el CSD es habitual y nos echan una mano para poder sacar adelante nuestras competiciones. Por supuesto, también hablamos del público. La próxima reunión con Irene Lozano será en breve", dijo. Martín es muy optimista: "Deseo que haya público antes de final de temporada y si los números de la pandemia nos ayudan, seguro que el Ministerio de Sanidad y el CSD estarán de acuerdo. Ellos son los primeros que quieren normalizar esto", finalizó.