El Unicaja regresó este martes a los entrenamientos después de un día de descanso en una sesióin matinal de trabajo físico, primero y en pista, después que ha contado con la ausencia de Yannick Nzosa, con unas molestias en la pierna izquierda, y Axel Bouteille, que fue padre este mismo martes.

El Unicaja vuelve a la competición este próximo sábado, tras la jornada de descanso del pasado fin de semana, motivada por la configuración impar de los participantes de la Liga Endesa esta temporada.

El equipo ha entrenado toda la Semana Santa con un único día de descanso y tras trabajar viernes, sábado y domingo, este pasado lunes tuvo una jornada de asueto para coger fuerzas antes del partido del próximo fin de semana ante el Morabanc Andorra.

Los jugadores han realizado una sesión de entrenamiento físico en el gimnasio y un trabajo físico-técnico en la cancha. Tras 14 días sin competir, el Unicaja afronta el encuentro ante el Morabanc Andorra el próximo sábado, a las 20:45 h., un partido correspondiente a la Jornada 30 de la Liga Endesa en el que el Unicaja tratará de defender su octava plaza en la clasificación.

Fotis Katsikaris, tras recuperar definitivamente a Carlos Suárez, tiene a 13 jugadores a sus órdenes, por lo que deberá hacer un descarte de cara al choque contra los del Principado. ¿Nzosa? ¿Bouteille?... Hasta el sábado, horas antes del partido, es complicado que salgamos de dudas.