La Euroliga plantea cambios para su segunda competición, la Eurocup, torneo que ha disputado el Unicaja en las últimas temporadas y que alzó en 2017 en Valencia. El organizador de la competición se plantea en estos momentos ofrecer una Licencia A para este campeonato al cuadro malagueño por tres temporadas, desde la próxima hasta la campaña 2023-2024. Esto garantizaría la presencia verde, como mínimo en la Eurocup, con la ilusión de volver a estar presente entre los grandes del continente por méritos deportivos.

Esta es la realidad actual del Unicaja. El conjunto malagueño, pendiente ahora también de los despachos, no ha cuajado una buena temporada en Europa, ni tampoco está destacando en la ACB, sin embargo, esta decisión, aún por confirmar, daría la tranquilidad al club de Los Guindos de tener garantizada su presencia en competición continental durante al menos tres temporadas más, pase lo que pase en el tramo final de esta Liga Endesa. Esta opción también está sobre la mesa para el Valencia Basket, que volverá el año que viene a la Eurocup tras no meterse entre los ocho mejores de la Euroliga.

Además de esta propuesta de licencias -se pretende que 16 de las 20 plazas sean fijas-, los dirigentes del torneo también plantean cambios en el formato tanto en la Euroliga como en la Eurocup. En cuanto a lo que concierne a la Eurocup, la que jugará el Unicaja, la competición pasará a tener 20 equipos -hasta ahora eran 24-, que se dividirán en dos grupos de 10 para la primera fase. De ahí, los ocho primeros de cada lado accederán a las eliminatorias por el título, que serán a partido único en cancha del cabeza de serie de cada eliminatoria.

Los ascensos seguirán siendo igual, el campeón de la Eurocup disputará la Euroliga en su siguiente edición y el subcampeón también lo hará siempre y cuando los dos ascendidos anteriores no se cuelen en el Top 8. Todo esto, pendiente de aprobación.