Darío Brizuela analizó el partido de este fin de semana frente al Casademont Zaragoza de Luis Casimiro, otro encuentro muy importante para que los de verde se clasifiquen para el play off por el título de la Liga Endesa. El escolta donostiarra asume que no estuvieron bien en la última derrota en Tenerife y ahora espera que los maños llegan a Málaga «con ganas muchas ganas» y «con especial ilusión» tras el cambio en el banquillo.

El Unicaja viene de caer frente al Lenovo Tenerife en un encuentro en el que no estuvieron a la altura de las circunstancias. «No fue bueno en absoluto. Sabíamos que nos enfrentábamos a un equipo muy sólido, que sabe a lo que juega y te pone en dificultades. No salió en absoluto un buen encuentro pero ahora es una semana nueva. Tenemos un partido importante este fin de semana y hay que sacarlo sí o sí», aseguró.

«A día de hoy estamos en play off, pero los equipos de abajo están peleando, y en estas siete jornadas que quedan van a seguir haciéndolo mientras que nosotros tenemos que mantener el nivel para quedarnos en esta posición, porque subir a la 7ª está complicado, aunque no es imposible... y empezando por este fin de semana», dijo Brizuela.

El jugador verde también tuvo buenas palabras para el rival del sábado (20.45 horas), el Casademont Zaragoza, que vendrá «con ganas porque en el partido de ida hicimos un buen trabajo y ganamos holgadamente. «Y además con Luis como nuevo entrenador van a venir con especial ilusión. Y nuestro trabajo es que desde el minuto 1 no se sientan cómodos, no se vengan arriba, y hacer del Carpena un fortín en estos partidos que nos quedan en casa», explicó el vasco.

También tuvo tiempo para analizar su nivel de juego de la últimas semanas, donde está destacando por su papel anotador. «Tranquilo, ya que entiendo que no todos los días voy a meter 30 puntos ni tampoco 4. Esto sé que es así, yo voy a cada partido intentando ayudar al equipo, entiendo mi rol, entiendo que mi punto fuerte es anotar, pero si hay días que no puedo anotar no pasa nada. Mi objetivo número uno es ganar, no meter puntos. Lo que me preocupa es que el equipo juegue bien, y si no necesita de mis tiros y mis puntos no tengo ningún problema», concluyó la «mamba» vasca.