Fotis Katsikaris y el Unicaja tienen este sábado a las 18 horas una cita clave en el objetivo de los verdes de alcanzar una plaza en el play off por el título. El equipo cajista visita la pista del UCAM de Murcia, club al que el ahora entrenador cajista llevó al mayor logro de su historia la temporada 2015-2016.

Y es que Fotis Katsikaris es el único entrenador del UCAM que cuenta con más victorias (28) que derrotas (24) en el banquillo murciano en la Liga Endesa, y también el único capaz de llevar al equipo universitario al play off por el título, un hito que esta temporada parece casi imposible repetir para los ahora entrenados por Sito Alonso.

Katsikaris firmó aquella temporada un balance de 18 victorias y 16 derrotas y consiguió el séptimo puesto en la Liga Regular. La posterior participación en los cuartos de final del play off por el título de Liga también se recuerda todavía con mucho cariño en tierras murcianas porque el UCAM puso contra las cuerdas al todopoderoso Real Madrid en los dos primeros partidos de la serie, perdiendo en la prórroga el primero en el WiZink Center (107-103) y ganando el segundo en el Palacio de los Deportes murciano (91-87). Se forzó el choque de desempate en la cancha del equipo blanco, pero ya no pudo sorprender (93-72) a un Madrid que a la postre se proclamó campeón de Liga.

El ahora entrenador cajista mejoró el registro conseguido por su antecesor, el gallego Diego Ocampo, que consiguió un parcial de 17 victorias y 17 derrotas (el mejor hasta entonces en la historia del club). O sea, que Katsikaris tiene también el récord de ser el único entrenador en la historia del cuadro murciano en acabar la Liga con un balance positivo de victorias-derrotas en la clasificación.

Aquel verano, el ahora técnico del Unicaja fichó por el Lokomotiv Kuban de Rusia, una experiencia que no salió muy bien y que le llevó de vuelta a Murcia la siguiente temporada, para sustituir en enero a Óscar Quintana, logrando salvar al equipo del descenso.

El UCAM confiaba en que Katsikaris renovara su contrato para la siguiente temporada, la 2017/2018, pero se cruzó en su camino en Hapoel Jerusalem y abandonó la disciplina de los pimentoneros.

Nada más conocerse la noticia de su marcha, Katsikaris se despidió de club y afición con una carta en la que aseguraba: «Es difícil volver a decir adiós por segunda vez a un lugar en el que me he sentido como en casa». El técnico, además, aseguró aquel día que esperaba para el UCAM un «futuro lleno de éxitos porque los celebraré como un hincha más».

Katsikaris regresa pasado mañana a la que fue su «casa», pero sin ningún margen para el sentimentalismo por la necesidad que tiene el Unicaja de sumar un triunfo que le allanaría el camino rumbo al play off por el título. Los verdes son octavos de la clasificación, pero con el Herbalife amenazando ante cualquier error y con el Manresa todavía con opciones serias de terminar octavo la Fase Regular.

A los verdes les quedan cinco partidos por jugar, las tres últimas jornadas que están pendientes del calendario y, además, dos partidos aplazados contra el MoraBanc Andorra y frente al TD Systems Baskonia, en ambos casos por sendos brotes de coronavirus en sus equipos rivales cuando estaba previsto disputar ambos choques ligueros.

Las cuentas dicen que el Unicaja (actualmente con 15 victorias y 16 derrotas) necesita ganar tres partidos para lograr el objetivo. Teniendo en cuenta que le queda visitar Vitoria y recibir al Real Madrid, además de recibir al Andorra y viajar a la pista del Acunsa Gipuzkoa, este partido de Murcia parece clave para buscar la cifra mágica de 18 victorias.