Ganar... y esperar. Ese es el objetivo que tiene esta noche el Unicaja en su visita (21:15 horas) al colista de la clasificación, Gipuzkoa Basket, en duelo de la penúltima jornada de la Fase Regular de la Liga Endesa.

Los malagueños, con el subidón todavía de su victoria del domingo pasado en el Buesa Arena del Baskonia, llegan a San Sebastián con la intención de sumar un nuevo triunfo que meta presión al MoraBanc Andorra, que juega su partido de esta jornada el jueves en Badalona. Los verdes (además de ganar sus dos últimos partidos de la Liga Regular) necesitan un error de los del Principado para estar en la lucha por el título y todas las miradas están puestas en esta jornada porque los el Andorra acabarán la temporada el domingo recibiendo en su pista al propio Gipuzkoa Basket ya descendido. Así que...

Hoy es uno de esos días en los que el equipo no puede fallar. Sería imperdonable después de la hazaña en la pista del Baskonia que el Unicaja enterrara todas sus opciones de estar en la lucha por el título perdiendo en la pista del peor equipo de esta Liga. Aunque sea una vez más sin Mekel, sin Nzosa y sin Carlos Suárez, los de Fotis Katsikaris tienen que ganar para que el MoraBanc sienta el aliento en el cogote durante las casi 48 horas que pasarán desde lo de hoy en San Sebastián hasta su partido del jueves en Badalona.

A falta de dos jornadas para que la Liga Regular eche el cierre, las cuentas son muy claras: El Unicaja se clasificará para el play off por el título si gana los dos partidos que le restan (ante el Acunsa GBC y el Real Madrid) y el Morabanc Andorra pierde uno de los dos partidos que le quedan (contra Joventut en Badalona y frente al Acunsa GBC en Andorra).

Si el Unicaja solo gana uno de los dos encuentros que tiene pendientes, solo le vale que el MoraBanc Andorra pierda sus dos choques, el Herbalife Gran Canaria gane como mucho uno y el BAXI Manresa pierda el partido que le queda. Si los de Katsikaris pierden los dos encuentros ya no tendrían ninguna opción matemática de estar en la postemporada.

Será un encuentro especial para Darío Brizuela, natural de San Sebastián, que vuelve a su casa. Asimismo, en el bando local estará un viejo conocido del Unicaja como es Viny Okouo, ex canterano e integrante del equipo campeón de la Eurocup en 2017.

Todo parece de cara. Ganar partidos fuera de casa en la ACB nunca es fácil, pero ante un rival sin alicientes, desmotivado y ya descendido, unido a lo mucho que tienen en juego los verdes, sería imperdonable que esta noche el Unicaja no durmiera octavo de la clasificación. Lo dicho: A ganar... y a esperar.