El Unicaja, de la mano de Manolo Rubia y de Fotis Katsikaris, sigue dibujando el boceto de lo que debe ser el nuevo Unicaja de la próxima temporada 21/22, un proyecto que tratará de devolver al equipo a la lucha por todos sus objetivos deportivos y que también buscará la reconciliación con la «marea verde», molesta estas últimas campañas por los malos resultados y el mal juego de los verdes.

Son muchos los escenarios sobre los que trabajan los rectores del club, pendientes siempre del montante final que haya de presupuesto en un verano en el que habrá que salir mucho al mercado.

Uno de los debates abiertos que hay encima de la mesa del director deportivo y del entrenador es qué hacer con la posición de escolta, en la que parece que no repetirá el trío que ha ocupado esa demarcación este curso: Jaime Fernández, Darío Brizuela y Francis Alonso. Se piensa que son tres jugadores con unas características similares y se tratará de mejorar en el perímetro fichando algún exterior con otro rol más físico y más defensivo.

Cada caso es «especial» y el club deberá hilar fino para decidir lo mejor para todas las partes. Jaime Fernández tiene contrato en vigor y juega a su favor además su polivalencia para jugar de «base» cada vez que es necesario. El club cuenta con él, pero si alguien viniera con una oferta es seguro que el Unicaja se sentaría, al menos, a escucharla.

Darío Brizuela es la gran perla de la actual plantilla verde. Desde su llegada a Málaga, el vasco no ha dejado de crecer hasta convertirse en un jugador que puede tener mercado este verano en más de un equipo de Euroliga. Brizuela también tiene contrato garantizado en el Unicaja para la próxima temporada, pero el club no se cierra a una salida que podría dejar una buena suma de dinero en las arcas verdes para «arreglar» otras posiciones en este próximo mercado estival. Eso sí, si sale Jaime no saldrá Brizuela; y si Brizuela es el que se va, la continuidad de Jaime parece segura.

Francis Alonso.

Francis Alonso es la tercera pata de este «taburete». El malagueño tiene un año más opcional firmado con el Unicaja, que podría cortarlo este verano. Francis es cierto que ha tenido una segunda parte de temporada muy gris, pero también hay que recordar que fue el mejor exterior del equipo durante los primeros meses de la temporada, demostrando su capacidad para ser un jugador importante en el equipo.

Para Katsikaris, Francis sería el más «prescindible» de los tres, pero el club no «puede» desprenderse de un jugador como él, de la cantera, por mucho que en este momento tenga poco acomodo en el plantel. La lógica dice que debería activarse su año opcional e incluso plantearle una renovación por mayor número de temporadas, aunque sea jugando el próximo curso cedido en otro club de la ACB.

No es una decisión sencilla, pero parte del campo de mejora pasa por hacer cambios en la posición de «2». Y ahí, con Jaime, Brizuela y Francis, no hay sitio para los tres.