La temporada 20/21 en el baloncesto español sigue su curso. Real Madrid-Valencia y Barça-Lenovo Tenerife jugarán a partir de hoy y mañana, respectivamente, las semifinales de una Liga Endesa que es historia para el Unicaja desde hace ya un par de semanas.

El Unicaja ha vivido una campaña plagada de problemas, dudas y sinsabores que se puede resumir en estas 10 palabras en las que seguramente no están todas las que son, pero sí son todas las que están...

1. Planificación

El desenlace final del curso fue que no se cumplieron los objetivos, algo en lo que tuvo mucha culpa la horrorosa planificación deportiva del pasado verano en los despachos de Los Guindos. Solo se hizo un fichaje (error), el de Tim Abromaitis, y se confió la posición de «5» titular a un Deon Thompson (error), que nunca demostró estar capacitado para tener semejante rol en el juego interior verde. La marcha de Melvin Ejim no se subsanó con otro jugador de un perfil similar y el perímetro quedó formado por jugadores prácticamente iguales (mucho talento ofensivo y poca actitud defensiva). La plantilla mostró un desequilibrio evidente que acabó con cualquier opción de éxito en las tres competiciones.

2. Físico

Desde el primer partido de la pretemporada se dijo y se escribió que al Unicaja 20/21 le faltaba físico. Tanto en su juego interior como en el perímetro. Ha sido un hándicap que sobre todo se evidenció más en la competición europea, donde los equipos suelen tener una mayor capacidad atlética.

3. Defensa

Es evidente que una de las palabras más utilizadas en clave negativa esta temporada por el entorno cajista ha sido «defensa». El equipo ha sido un «drama» atrás durante toda la temporada. En 21 partidos (contando Liga Endesa y Eurocup) recibió 90 o más puntos. En los últimos 10 con Luis Casimiro al frente, en 9 encajó esa cifra como mínimo. Imposible ganar partidos con semejante sangría. La llegada de Fotis Katsikaris no mejoró mucho este problema porque era una cuestión más estructural del tipo de plantilla que de falta de aptitud propiamente dicha.

4. Lesiones

Los problemas físicos han sido una constante en el día a día del Unicaja esta temporada. Solo 5 jugadores de la plantilla estuvieron aptos para jugar los 53 partidos del curso (Abromaitis, Thompson, Waczynski, Alonso y Guerrero). Alberto Díaz se perdió 12, Nzosa no estuvo en 10 y Jaime Fernández fue baja en 15. Aunque los dos jugadores más castigados por las lesiones fueron Carlos Suárez, que solo disputó 22 partidos de los 53 de su equipo, y el base israelí Gal Mekel, que participó en 8, perdiéndose ¡¡45!!, entre lesiones y un Covid especialmente duro con él.

5. Nzosa

Dentro de muchas malas noticias para el Unicaja 20/21, una de las mejores fue la irrupción de Yannick Nzosa. El pívot canterano debutó en septiembre en la pista del Andorra aportando 10 puntos, 3 rebotes, 2 tapones y un robo para un total de 14 de valoración. A partir de ahí tuvo una presencia constante en el equipo, que incluso creció con la llegada de Katsikaris al banquillo, hasta que el congoleño se lesionó. Tiene contrato para la próxima temporada y es una de las principales ilusiones a las que se agarra ahora la «Marea Verde» para creer en la resurrección.

6. Cambios

Ha sido la 20/21 una temporada de muchísimos vaivenes. Rara vez el club cambia a su entrenador durante la temporada. Pasó en su día con Aíto García Reneses, también con Chus Mateo y esta vez con Luis Casimiro, el miércoles 20 de enero. También hubo un cambio en la plantilla, que rescindió el contrato de Volodymyr Gerun para fichar a Malcolm Thomas en la parte final del curso. Aunque lo más novedoso fue, sin duda, la renuncia del presidente Eduardo García, que abandonó la poltrona el 29 de marzo y para el que todavía no hay sustituto por todos esos problemas entre Fundación y Banco para gestionar el próximo proyecto deportivo e institucional que tendrá el Unicaja Baloncesto.

7. Copa

Dentro de la mala temporada en general, y a pesar de caer en el primer partido de la cita del k.o de Madrid 2021 en el WiZink Center, lo cierto es que aquel partido de cuartos de final que se perdió en la prórroga contra el Barça, después de un arbitraje infame, es uno de los mejores recuerdos que se pueden extraer del curso que ya ha terminado para los verdes.

8. Carpena

El Unicaja ha firmado la peor temporada de su historia como local. Los verdes siempre han basado parte de sus éxitos en hacer del Palacio un fortín. Sea por la falta de aficionados en las gradas o por cualquier otro motivo, lo cierto es que el Unicaja ha jugado en casa 26 partidos entre Liga y Eurocup y ha perdido ¡¡15!!. Un 57.6% de derrotas.

9. Fracaso

No se puede definir la temporada del Unicaja con otra palabra que con sea FRACASO (así, en negrita y en mayúsculas). El equipo no cumplió ningún objetivo y su temprana eliminación europea fue especialmente dolorosa. El que califique esta campaña 20/21 con otra palabra se aleja de la realidad de un club que no puede repetir semejante fiasco.

10. Reestructuración

Después de todo lo dicho, queda claro que hay un verano por delante en la que la palabra fetiche en los despachos de Los Guindos debe ser «reestructuración». El campo de mejora es infinito y hay que trabajar duro en un mercado en el que hay que acertar con los fichajes que vengan e incluso con los jugadores que salgan cedidos o traspasados.