Pues la decisión ya está tomada. El Unicaja abandona la Euroliga y jugará a partir de la próxima temporada la Basketball Champions League. El nuevo consejo de administración del club de Los Guindos, reunido en la mañana de este viernes, tomó la determinación de dejar atrás la historia del club en esta competición y apostar por el torneo de la FIBA, lo que su pone un enorme paso atrás en cuanto a ambición deportiva.

El conjunto malagueño tenía garantizada su presencia en la Eurocup para las próximas campañas. Jugar -y llegar a la final en este segundo torneo continental- era la única opción que tenían los de verde para volver a estar en la Euroliga entre los mejores equipos del continente, pero la plana mayor de Los Guindos ve con mejores ojos disputar una competición menor como la BCL.

CSKA Moscú, Maccabi Tel Aviv, Panathinaikos, Fenerbahce... La afición cajista ya no volverá a ver, al menos a corto plazo, a esos equipos desde las gradas del Martín Carpena. Ni siquiera tendrá la oportunidad de ver a equipos ‘top’ que juegan la Eurocup como la Virtus Bolonia o el Lokomotiv Kuban Krasnodar. Ahora, los malagueños pasarán a jugar un torneo menor en el deportivo, pero que le aportará más rédito económico inmediato a las arcas del club. Según ha informado el propio club en un comunicado, se compromete con el torneo de la FIBA por tres temporadas.

¿Merece la pena renunciar a la Euroliga por un puñado de euros? Pues desde el consejo de administración entienden que sí. El Unicaja, ya en esta campaña 2021/22, se estrenará en una competición sin ningún atractivo para el aficionado de un equipo de la talla e historia del Unicaja, que ahora pasará a viajar por Europa para medirse a equipos de República Checa, Chipre o Hungría.

El futuro marcará si el club ha cogido el rumbo correcto, pero a día de hoy no hay argumento más allá del económico -a corto plazo- para defender la postura de apostar por la Basketball Champions League en detrimento de la Euroliga, ni siquiera de la Eurocup.

Posibles rivales

Bielorrusia, Dinamarca, Letonia, Hungría... El Unicaja tendrá entre sus posibles rivales a equipos de ligas menores que jamás tendrían hueco en la actual Euroliga, o difícilmente lo tuvieran en la Eurocup. Este torneo, que la temporada pasada jugaron el San Pablo Burgos -campeón-, el Lenovo Tenerife, el Casademont Zaragoza y el Bilbao Basket cuenta como gran atractivo con equipos turcos como el Galatasaray, el Tofas Bursa, el Darussafaka o el Pinar Karsikaya turcos o Brose Bamberg alemán. Estos y otros equipos de ligas de más nivel como el Dinamo Sassari de Italia o el AEK griego, presentes en esta última edición, serían los rivales de más entidad a los que se debería enfrentar el Unicaja, que sin duda partirá como uno de los máximos favoritos al título.

En las cinco ediciones disputadas hasta la fecha ya ha habido dos campeones españoles. En su estreno (2016-17), el Tenerife fue el vencedor y en estas dos últimas campañas ha sido el San Pablo Burgos el que se ha hecho con el título de la competición organizada por la FIBA. En medio, el AEK de Atenas (2017-18) y el Virtus Bolonia (2018-19) fueron los otros dos dominadores de la competición.

El conjunto malagueño aún no sabe el listado definitivo de los equipos que se cruzarán en su camino en esta BCL. El plazo para inscribirse en la competición finaliza el próximo miércoles y será a partir de ahí cuando queden definidos los 32 equipos que disputen el torneo.

Formato

Los 32 participantes se dividirán en ocho grupos de cuatro equipos cada uno. El primero de cada uno de ellos pasará directamente al round 16 y los segundos y terceros deberán disputar un play in para avanzar a dicha fase -novedad esta campaña-. Los 16 mejores quedarán nuevamente divididos en grupos de cuatro y los dos primeros jugarán un play off al mejor de tres encuentros para definir qué cuatro clubes participarán en la Final Four por el título.

Te puede interesar:

Reparto económico

Los clubes que participen en la fase regular percibirán unos 50.000 euros, que se aumentarán en 70.000 si alcanzan el Top 16 y 100.000 más si llegan al play off de cuartos de final. Una vez ahí los equipos que superen esa ronda y se metan en la Final a 4 recibirán otra cantidad importante en función de su clasificación final: 140.000 al cuarto; 200.000 al tercero; 400.000 al subcampeón y 1.000.000 para el ganador del torneo. En total, la BCL reparte 3,5 millones de euros, de los que el campeón se llevaría en torno a 1,2, cifra superior a lo que ganará el vencedor de la Eurocup. Comienza una nueva etapa para el Unicaja.