El todavía jugador del Unicaja Adam Waczynski publicó a través de sus redes sociales una carta dirigida a los aficionados de Polonia en la que da su versión de por qué ha quedado fuera de la dinámica del equipo nacional de su país que prepara estos días su participación en el Preolímpico de Kaunas.

Waczynski tuvo la pasada semana problemas con su seleccionador, Mike Taylor, por la elección de capitán del combinado nacional, una cuestión que finalmente ha precipitado la salida del jugador del equipo por segunda vez, tras los problemas de meses atrás que también provocaron la ausencia del alero cajista de los partidos internacionales de su selección durante algún tiempo.

La carta escrita por Waczynski dice lo siguiente:

"Queridos aficionados, lamento informarles que mi aventura con la selección ha terminado. El pasado triste e incomprensible, lamentablemente, ha regresado. Di un gran paso para volver a normalizar las cosas. He hecho mucho para poder volver a representar a Polonia. Jugando con un águila en mi pecho para satisfacción de mis familias y fanáticos siempre solidarios. 

Nadie ha estado en mi lugar y sabe cuánto nos costó a mí y a mi familia. Me parecía que todo el mundo iba en la dirección correcta, que se aclararon muchas cosas, sobre todo con los compañeros en el vestuario. Lamentablemente, no todo se ha resuelto como debería.

El motivo de mi salida de la selección es que entregué el brazalete de capitán a Mateusz Ponitka. Su carrera en el baloncesto es indiscutible. Es natural entonces que haya llegado el momento de que se convierta en capitán. Le deseo lo mejor a Mateusz y les aseguro a todos que el brazalete de capitán no es motivo de una decisión difícil para mí. Antes de dejar la concentración, tuve la oportunidad de transmitírselo personalmente.

La verdad de alejarme de la selección nacional es, lamentablemente, mucho más profunda. Nada ha cambiado y los límites que me permitían sentirme cómodo y concentrarme solo en el baloncesto se han seguido rompiendo desde mi regreso. Hoy en día, una vez más se intenta desacreditarme, incluso proporcionando información falsa de que el entrenador me nombró capitán. No recibí el brazalete por decisión del entrenador. Por decisión del entrenador me lo quitaron, aunque ninguno de mis compañeros quiso hacerlo durante una reunión conjunta a puerta cerrada. 

Durante mi encuentro con el entrenador, que se llevó a cabo por iniciativa mía, viendo una visión e imagen tan diferente de toda la situación, anuncié que debido a la constante falta de respeto hacia mí, sería mejor que abandonara la concentración del equipo nacional. No podía estar de acuerdo en que todavía no solo fueran importantes los asuntos puramente deportivos, y el entrenador argumentó que todavía tengo que soportar las consecuencias de mis decisiones anteriores. Mike Taylor expresó su disgusto porque no resolví el asunto de la manera que él esperaba. Algunos compañeros, sin embargo, me persuadieron para que intentara luchar por los Juegos Olímpicos, independientemente de lo que estuviera mal. Por eso, en la siguiente entrevista, a la que se suponía que íbamos a regresar por la mañana, le informé al técnico sobre mi voluntad de quedarme en la concentración y seguir jugando para Polonia. Sin embargo, el técnico dejó claro que nuestros caminos deben separarse. 

Queriendo despedirme de mis compañeros en persona, el entrenador me pidió que bajara del autobús, comunicándome que no quería verme. Lamento que, contrariamente a acuerdos anteriores con el portavoz de prensa, no se haya emitido ningún anuncio conjunto en los medios de comunicación. Lo lamento así, pero tengo que comentarlo. Para obtener el respeto de la gente, primero debes respetarte a ti mismo. No puedo permitirme que me traten de manera perversa. Entregué mi corazón en la pista de baile y en el camerino por esta representación y representé con orgullo los colores nacionales.

En estas circunstancias, es hora de terminar este gran capítulo de mi carrera. Desde este lugar me gustaría agradecer a todos los que han jugado hombro a hombro conmigo con un águila en el pecho durante años y a la maravillosa afición que me ha sido un gran apoyo. es deseo lo mejor a todos los que integran la selección polaca. ¡Os apoyo de todo corazón en la lucha por Tokio!"