La Liga ACB 2020/2021 ya es historia desde la semana pasada. El Barça se impuso en la finalísima exprés al mejor de tres partidos al Real Madrid (2-0) y el mercado de fichajes para el nuevo curso está ya en marcha.

Con fecha límite de este pasado domingo, los clubes de la Liga Endesa debían comunicar a la ACB la situación contractual de todos sus jugadores para la siguiente temporada, a fin de que la Liga elabore la lista de jugadores sometidos a tanteo, es decir, los que acaban contrato este 30 de junio pero interesan a sus clubes de origen de cara al próximo curso.

Lo cierto es que el Unicaja solo tenía la opción de someter a tanteo a dos jugadores de su plantilla del curso recién finalizado: Deon Thompson y Malcolm Thomas. Todos los demás tienen contrato en vigor o una cláusula para ampliar su vinculación (casos de Mekel o Waczynski, por poner dos ejemplos), por lo que no pueden ser inscritos en esta lista de «tanteables» ya que a efectos contractuales no acaban su vinculación este verano.

Como quiera que el Unicaja no cuenta ni con Thompson ni con Thomas para la próxima temporada, la decisión que han tomado los rectores de Los Guindos es que no habrá ningún cajista en la lista oficial de jugadores sometidos a tanteo que la ACB dará a conocer oficialmente a finales de esta semana.

Esta herramienta del «tanteo» tiene como fin que los equipos puedan sacar alguna tajada económica por jugadores que deciden cambiar de aires, siempre que sea en otro club de la Liga Endesa (el tanteo no cuenta para los que se van a otro país). La cuestión es que este mecanismo tiene la «trampa» de que si un club coloca a un jugador como «tanteable» tiene la obligación de asumir su contratación para el siguiente curso en el caso de que ningún otro equipo le haga una oferta para la siguiente temporada. Si ese ofrecimiento llega, el club de origen tiene la opción de igualarlo y entonces mantenerlo en sus filas.

Desde hoy martes 22 al jueves 24, los equipos deben acreditar ante la ACB las ofertas cualificadas presentadas a sus jugadores sometidos al «tanteo» y al finalizar dicho plazo se hará pública la lista definitiva, en la que es seguro que no estarán ni Thomas ni Thompson ni ningún otro integrante del Unicaja 20/21.

A partir del próximo viernes se abrirá un plazo de 13 días para que un tercer equipo presente un documento de oferta sobre cualquier jugador sujeto al derecho de tanteo por su club de origen. Este dispondrá entonces de 5 días naturales para igualar dicha propuesta y quedarse con el jugador. Si no es así, el cambio de aires estará asegurado.

Los demás clubes ya saben que en Málaga, este verano, no hay piezas que pescar. La pregunta es, ¿utilizará el Unicaja el tanteo para tratar de fichar a un jugador de otro club de ACB? Parece complicado.