Pocas cosas están aseguradas al 100% en este mercado estival del Unicaja. Como se ha dicho estas últimas semanas la permanencia o la marcha de Tim Abromaitis y Axel Bouteille sigue en el aire. El equipo malagueño ya ha sobrepasado el 30 de junio, la primera fecha clave en el mercado de verano, pero no está confirmado que todos los jugadores con contrato en vigor a día de hoy formen parte de la plantilla de Fotis Katsikaris en la temporada 21/22. Sobre todo en los casos del ala-pívot norteamericano y el alero francés. Con ellos, todas las opciones están abiertas.

El primer caso es el de Abromaitis. El Lenovo Tenerife es el equipo más interesado en el actual jugador cajista, que se encuentra en una posible casilla de salida, siempre y cuando un club esté dispuesto a pagar su ficha. Abromaitis tiene contrato hasta el mes de junio de 2022, pero si el equipo canario tuviera alguna intención de hacerse con él, el Unicaja buscaría un acuerdo lo más favorable para ambas partes. Así, el estadounidense volvería al que fue su equipo durante cuatro temporadas y que jugará por sexto año consecutivo la Basketball Champions League, competición en la que se estrenará el Unicaja. En Tenerife dan por hecho ese interés, pero en las oficinas de Los Guindos siguen esperando alguna señal, que por ahora no ha llegado.

Otro caso, quizás más complejo por el tema económico, es el de Axel Bouteille, que también tiene contrato en vigor. El alero francés es actualmente el jugador que tiene la ficha más alta de la plantilla, lo cual es un problema si se tiene en cuenta la nueva realidad económica sobre la que se asienta el Unicaja. Sin embargo, también es un impedimento para el equipo que le ofrezca una salida, ya que tendría que hacerse cargo de esa ficha. El club mejor colocado para inquietar el futuro del alero en el conjunto malagueño es el ASVEL Villeurbanne que juega Euroliga y que supondría el regreso de Bouteille a su país de procedencia.

Tras el fichaje de Jonathan Barreriro, este jueves se ha hecho oficial la llegada al Lokomotiv ruso de Darius Thompson, objetivo del conjunto malagueño para la posición de base hasta este pasado fin de semana. El estadounidense, que ha deslumbrado esta última temporada en Italia con 13,3 puntos de media, 5,4 asistencias y 16 de valoración, ha fichado finalmente por el club ruso, un equipo que competirá en Eurocup. 

"Estoy muy contento de unirme al Lokomotiv. He escuchado muchas cosas buenas sobre el club. Espero con ansia el momento en que vaya a Krasnodar, conozca a mis nuevos compañeros de equipo, así como al cuerpo técnico y comenzaremos a prepararnos para la próxima temporada", dijo Thompson tras cerrarse oficialmente su fichaje.

Llegó el mes de julio y el club malagueño tiene abiertas todas las opciones tanto en los fichajes como en las ventas. Jugadores como Tim Abromaitis y Axel Bouteille no tienen asegurado el empezar la pretemporada 21/22 con el Unicaja, aunque a día de hoy son jugadores verdes a todos los efectos. Aún quedan piezas por encajar para Fotis Katsikaris, pero en Los Guindos no retendrán a ninguno de estos jugadores si algún equipo se hace cargo de sus respectivas fichas. Hay que esperar.