Tras jugar la Selección Española ante Irán con 18 jugadores, ya es oficial cuáles son los dos primeros descartes: Sergi Martínez, alero del Barça, y Sebas Saiz, ala-pívot de los Chiba Jets. Por lo que Darío Brizuela continúa siendo uno de los jugadores candidatos para disputar los Juegos Olímpicos a partir del próximo 25 de julio y que jugará con sus 15 compañeros el partido ante Francia en el Martín Carpena. 

El escolta del Unicaja, que jugará en casa este jueves, ya ha puesto en valor su carácter competitivo y sus aptitudes que están a ayudando a la selección a conseguir las victorias, y que también fueron muy importantes en las "ventanas". En la primera (88-61) demostró su versatilidad anotadora y la capacidad que tiene para romper un partido que tantas veces se ha visto en Málaga, mientras que en el segundo fue más exigente en defensa y ayudó a una mayor circulación del balón para encontrar canastas más fáciles. 

Sergio Scariolo ha asegurado que la selección definitiva de los jugadores de cara a Tokio será a partir de ahora más rápida por los protocolos Covid y los del Comité Olímpico. También ha tenido palabras de agradecimiento para los jugadores que han abandonado la concentración: "Quiero dar las gracias a Sebas y Sergi por esta semana de trabajo. Nos han confirmado que son miembros importantes en el futuro de este grupo. No sólo han ayudado a entrenar muy bien, con intensidad y frescura, con buen espíritu, sino que también han demostrado que pueden jugar y son jugadores muy interesantes para el futuro".

Darío Brizuela también será importante en el futuro, pero, por el momento, disputará el jueves el partido que enfrenta a España y a Francia en el Martín Carpena a las 19:30 aún siendo candidato para los Juegos Olímpicos