No está confirmado ni mucho menos el fichaje del base italiano Marco Spissu, actual integrante del Dinamo Sassari, por el Unicaja. Pero su nombre está en la agenda de la entidad de Los Guindos y su hipotética llegada podría considerarse como un fichaje «histórico» para el club verde. Y es que si el internacional azurro y el Unicaja llegan definitivamente a un acuerdo, Spissu se convertiría en el primer jugador nacido en Italia que viste la camiseta verde cajista.

Frankie Ferrari, americano de pasaporte italiano L. O.

Italia es un país con gran tradición de baloncesto y que históricamente ha exportado a grandes jugadores a otras ligas nacionales, además de los que juegan su propia liga doméstica, una de las más competitivas del Viejo Continente. Por el Unicaja han pasado en toda la historia hasta cuatro jugadores con nacionalidad italiana, pero ninguno de ellos ha nacido en el país transalpino.

Jeff Brooks, americano casado con un italiana. | UNICAJAB/FOTOPRESS

Los aficionados un poco más veteranos recordarán a Giancarlo Marcaccini, quien fuera escolta en el club malagueño durante 85 partidos en las temporadas 98/99 y 99/00, siendo protagonista del subcampeonato conseguido en la Copa Korac. A pesar de jugar en el Unicaja como italiano a todos los efectos, lo cierto es que Marcaccini, de padres italianos, nació en Santa Mónica, Estados Unidos, país en el que se formó baloncestísticamente. Él fue el primer italiano en vestir de verde cajista, aunque sin ser nacido en el país de la pasta y las pizzas.

Richard Petruska L. O.

El segundo en jugar en el Unicaja con pasaporte del país transalpino fue Richard Petruska. El pívot nacido en Levice (Eslovaquia) vistió la camiseta del Unicaja desde octubre de 1999 hasta el verano de 2001. Subcampeón y campeón de la Copa Korac, tenía doble nacionalidad, en este caso la de su país de nacimiento y la italiana, por cuestiones matrimoniales. Es más, hasta que no consiguió esa segunda nacionalidad italiana no pudo incorporarse a las filas del Unicaja, club en el que jugó en calidad de comunitario.

Marco Spissu en la Basketball Champions League

Marco Spissu en la Basketball Champions League L. O.

El siguiente nombre ya es más reciente y seguro que recordado por todos. Es el portador del número 23 en la camiseta del Unicaja durante las temporadas 16/17 y 17/18, el ala-pívot Jeff Brooks. El norteamericano de Louisville, Kentucky, tenía la doble nacionalidad por motivos matrimoniales, al estar casado con una italiana. En Málaga fue partícipe de la consecución del título de Eurocup frente al Valencia Basket en el tercer partido de la final de 2017. Además, también jugó en el Dinamo Sassari durante una temporada, por lo que comparte precedentes con el que puede ser el próximo base del equipo malagueño, Marco Spissu.

El último caso de jugador italiano de pasaporte en el Unicaja es el de Frankie Ferrari, fichado por el Unicaja con un contrato de dos meses durante la pasada temporada para suplir las bajas de Alberto Díaz y Gal Mekel en el puesto de base (solo disputó 14 partidos). Al igual que Jeff Brooks, Ferrari también cuenta con la doble nacionalidad estadounidense-italiana, ya que nació en Redwood City. El base no ha pasado por la LEGA, pues estuvo en la Universidad de San Francisco y su siguiente destino ya fue el BAXI Manresa, su debut profesional en Europa.

De momento hay que esperar para saber si el italiano Marco Spissu llega o no al Unicaja. Es el nombre que está encima de la mesa. El actual jugador del Dinamo Sassari se ajusta a la nueva realidad económica del club, pero la negociación no está cerrada. Si se convierte en el segundo refuerzo del verano, tras el fichaje confirmado de Jonathan Barreiro, lo hará con una curiosidad añadida: Será el primer jugador nacido en Italia que juegue en el Unicaja en toda la historia del club verde.