Doce jugadores con contrato en vigor, aunque todavía pendientes de alguna incorporación más en este mercado estival. La inminente llegada al Unicaja del base internacional italiano Marco Spissu, posibilitará que Fotis Katsikaris cuente ya para trabajar con una docena de jugadores con contrato en vigor de cara a la próxima temporada 2021/2022.

La llegada ya oficial de Jonathan Barreiro desde el Casademont Zaragoza, unido al fichaje ya cerrado y pendiente solo de oficializarse del italiano Marco Spissu, procedente del Dinamo Sassari de su país, hace que la nómina de jugadores con contrato en vigor con los que cuenta Katsikaris para el próximo curso sea de 12, el número máximo de fichas que se pueden inscribir para un partido de la Liga Endesa o de la FIBA Basketball Champions League.

Hay que recordar que siguen de la pasada temporada 10 jugadores: Alberto Díaz, el canterano Pablo Sánchez, que será jugador del primer equipo esta próxima temporada, Jaime Fernández, Darío Brizuela, Francis Alonso, Axel Bouteille, Carlos Suárez, Tim Abromaitis, Yannick Nzosa y Rubén Guerrero, que unido a esas dos llegadas de Barreriro y Spissu elevan la cifra de jugadores de la primera plantilla verde a un total de doce.

Es evidente que el Unicaja 21/22 tiene ya un núcleo duro «montado», pero si echamos un vistazo al perfil de los jugadores ya confirmados de la plantilla vemos un claro desequilibrio entre interiores y exteriores, aunque con el comodín de Barreiro que jugará de alero, pero también puede hacerlo de «4» si la ocasión lo requiere y el técnico griego así lo decide.

Marco Spissu será en las próximas horas de forma oficial nuevo jugador del Unicaja L. O.

En principio, solo hay cuatro jugadores interiores en nómina. Son cuatro supervivientes de la pasada temporada: Suárez, Abromaitis, Nzosa y Guerrero, por lo que esta posición todavía deberá reforzarse en las próximas semanas para poder montar un equipo equilibrado.

La idea, salvo que el mercado dicte otra realidad en las próximas semanas, es que Pablo Sánchez forme esta vez parte del primer equipo, sin estar cedido en otro club, para que ejerza las funciones de jugador número 13.

Sánchez ha jugado ya 17 partidos con el primer equipo en las últimas dos temporadas y media. A Katsikaris le convenció su baloncesto en los meses en los que el técnico griego dirigió al equipo verde, por lo que Sánchez tendrá ese rol de jugador a todos los efectos del primer equipo, aunque a la espera de oportunidades para vestirse y poder ser convocado.

El mercado estival sigue abierto. El próximo en llegar a Málaga será Spissu, el «duodécimo pasajero» de un Unicaja al que todavía le queda la guinda de reforzar su juego interior.