Marco Spissu jugará la temporada 21/22 vestido de verde en el Martín Carpena. No es una cuestión oficial aún, pero el club y el jugador sí que tienen un acuerdo ya cerrado que esperan hacer público cuanto antes. Sin embargo, no es algo que dependa exclusivamente de la entidad Los Guindos y del base, de ahí que se esté prolongando más de lo esperado para todas las partes involucradas en la negociación.

El deseo de todos era que el Dinamo Sassari hiciera oficial la salida de Marco Spissu para que el Unicaja lo pudiera anunciar como nuevo componente de la plantilla antes de que el base empezara a disputar los Juegos Olímpicos con Italia (domingo 25 de julio a las 6:40 horas ante Alemania). Aún quedan algunas horas para que eso sea posible, pero en Los Guindos se han encontrado con un último escalón que superar, pero que no depende de ellos.

El Dinamo Sassari le ha pedido al agente de Spissu que esperen a que el club italiano tenga un sustituto para el base y ya entonces podrán oficializar su llegada a Málaga. Según ha podido saber La Opinión de Málaga, el Sassari tiene un principio de acuerdo ya con un base norteamericano, que será el sustituto de Spissu en el cuadro de la Lega. Por eso el anuncio oficial todavía podría darse antes del arranque del baloncesto en los Juegos si todo se acelera en las próximas horas. 

Marco Spissu va a ser el compañero de Alberto Díaz para dirigir el juego del Unicaja, nadie en Los Guindos lo duda, pero sigue sin poder hacerse aún público por esas operaciones paralelas entre el Sassari y el que será el sustituto del base italiano. Es solo cuestión de tiempo que el italiano sea el segundo fichaje de la plantilla malagueña tras la llegada de Jonathan Barreiro y no será el último en llegar. El siguiente refuerzo será un jugador interior, situándose Donta Hall como una de las prioridades en la agenda de los despachos de Los Guindos para el puesto de “5”. También el exbético Youssou Ndoye está en esa lista de la que parece que se ha caído ya el balcánico Dejan Kravic.