El largo fin de semana pasó sin noticias oficiales en el Unicaja, que sigue buscando un base con el que completar su plantilla de cara a su proyecto para la inminente temporada 2021/2022.

Son decenas los ofrecimientos que han llegado a las oficinas de Los Guindos estos últimos días, pero por cuestiones económicas o por cuestiones deportivas, todavía no hay fumata blanca y la búsqueda del base que cierre el plantel verde sigue abierto.

Desde que el pasado jueves los médicos no dieran su ok al fichaje de Marco Spissu, el base italiano que el club había elegido para acompañar a Alberto Díaz en la posición de base cajista, la dirección deportiva encabezada por Juanma Rodríguez busca sin descanso un sustituto para el internacional transalpino.

Juanma Rodríguez, director deportivo del Unicaja. | UNICAJAB/FOTOPRESS

Tanto los rectores cajistas como el entrenador del equipo, Fotis Katsikaris, pretenden que el nuevo jugador llegue cuanto antes a Málaga para incorporarse a la pretemporada de los verdes, pero también es cierto que es un fichaje clave para el próximo proyecto 21/22 y lo más importante es acertar, más que cerrar su incorporación con mayor o menor rapidez.

Y es que se busca un perfil de base muy determinado. Las características del resto de jugadores cajistas obligan a que el refuerzo que está por llegar sea un director de juego, con capacidad para pasar el balón y que tenga un buen físico. Spissu había llegado a Málaga, sobre todo, por su solvencia a la hora de hacer jugar a sus compañeros, algo que demostró la pasada temporada siendo el mejor asistente de la FIBA Champions League, defendiendo la camiseta del Dinamo de Sassari italiano. No se buscaba con el italiano un base anotador ni finalizador y sí un jugador de equipo con visión de juego, mismo patrón con el que ahora se rastrea el mercado para encontrar su sustituto.

Micheal Eric llegará a Málaga esta semana. | LA OPINIÓN

Mercado con carencias

En un momento del verano en el que no hay tanta oferta de calidad como hace algunas semanas, Rodríguez tiene una baza a su favor muy importante al no tener ningún problema de cupos a la hora de buscar el recambio para Spissu. Y es que la ACB permite a cada equipo contar con dos jugadores extracomunitarios en su plantilla de 12. En el actual róster verde, solo el ala-pívot Tim Abromaitis tiene licencia extracomunitaria, por su condición de estadounidense, por lo que si el director deportivo verde encuentra un norteamericano que cumpla con las expectativas que necesita el club cajista, podría apostar por su fichaje, si es que entra dentro de los parámetros económicos previstos para afrontar esta última operación.

La web www.encestando.es apuntó el pasado domingo el nombre de Norris Cole como presunto objetivo del Unicaja. Cole es un jugador con una buena trayectoria deportiva en EEUU y en el baloncesto europeo, aunque no parece cumplir con los principales parámetros que necesita el club para esa posición.

Los próximos días pueden ser determinantes. Tras los fichajes de Jonathan Barreiro y de Micheal Eric, que llegará a Málaga en las próximas horas, el Unicaja necesita firmar un base de nivel que forme con Alberto Díaz y con el canterano Pablo Sánchez una dirección de juego acorde a las necesidades de un Unicaja que sigue, mientras tanto, avanzando en la pretemporada.