El 12 de julio fue el primer día en el que apareció el nombre de Marco Spissu en la esfera del Unicaja. Dos semanas más tarde, el día 28, la entidad de Los Guindos hacía oficial la incorporación del jugador italiano del que tanto se había hablado. Sin embargo, justo un mes después de que comenzara a hablarse del director de juego, el club malagueño anunciaba que el base no había superado los exámenes médicos y, por lo tanto, no podía jugar con el Unicaja. Una relación en el tiempo de la que se sigue hablando y parece que seguirá. 

En los últimos días, han salido numerosas informaciones relacionadas con que el Dinamo Sassari, su exequipo, le pedía al equipo de Los Guindos una indemnización por valor de 100.000 euros. Además, el Unics Kazan ha hecho oficial el fichaje de Spissu y en la presentación de Micheal Eric, Juanma Rodríguez también ha enviado un mensaje conforme a la situación.

"Yo os puedo contar lo que ha pasado. Como existen en todos los contratos, hay una cláusula donde los jugadores tienen que pasar el reconocimiento médico, que es una cláusula sin la cual el contrato no tiene ninguna validez. Aquí tenemos a un jugador que ha pasado el reconocimiento médico y está entrenando con el equipo y es miembro del equipo", ha comentado el director deportivo. "En el caso de Marco Spissu, lo que se produjo es que había unos informes negativos de los servicios médicos del club que no lo consideraban apto. Eso es lo que tengo que decir porque eso es lo que realmente ha pasado". 

A pesar de todas las noticias que han surgido y del comunicado que trasladó la Federación Italiana de Baloncesto, el Unicaja continúa firme en el mensaje que ya hizo oficial con el 'no fichaje': "Eso es lo que tengo que decir porque eso es lo que realmente ha pasado. Los servicios médicos consideraron que Spissu no era apto para jugar en el Unicaja".