Fotis Katsikaris se mostró muy contento con la victoria del Unicaja en el primer partido de la Liga. El técnico griego analizó todo lo ocurrido en el Martín Carpena. "Estoy muy contento con la victoria, con la actitud, con la defensa. También por ver al público en la grada. Para ser el primer partido, no tuvimos muchos altibajos en nuestro juego. Por supuesto tenemos que mejorar, pero estoy muy contento con el equipo. Nos hemos equivocado en algunas decisiones en defensa, en algunos rebotes y algunas pérdidas, pero el equipo ha estado bien".

El entrenador griego del equipo verde también vio margen de mejora en sus jugadores. "La defensa fue buena, pero todavía podemos hacer más. Les dimos algún uno contra uno, no utilizamos las faltas... Trabajamos muy bien en las ayudas, veo un paso adelante de todos. Si no defendemos vamos a pasarlo muy mal. Hay que seguir así".

Preguntado el técnico por Jaime Fernández, el jugador más determinante del partido, Katsikaris alabó al base-escolta madrileño. "Jaime Fernández, ya recuperado de sus lesiones, tiene otra velocidad. Además es un Jaime también más maduro, que toma decisiones con más madurez, no va acelerado, tiene control con el balón en sus manos. Es un lujo. Sabemos que esto es muy largo, pero hoy ha hecho un partido brillante. Está en un estado de formas muy bueno", dijo.

Respecto al partido del jueves en La laguna, ante el Lenovo Tenerife, Brizuela será duda por ese esguince de tobillo que se hizo en el último amistoso de pretemporada. "Brizuela no sabemos si llegará. Si no tiene dolor, estará. Si tiene, seguro que no jugará porque solo jugará si está al cien por cien", afirmó.

Hubo dos nombres propios más en las palabras de Katsikaris: "Barreiro está haciendo un trabajo espectacular. La gente se puede quedar con que no mete muchos puntos, pero nos da una dureza que antes no teníamos. Rubén Guerrero no ha jugado por una decisión técnica. Tenemos dos partidos durísimos el jueves y el sábado. Por eso no ha jugado hoy", aseguró.

Por último tuvo palabras de felicidad por la vuelta del público a las gradas. "La verdad es que el Carpena con público es otra cosa. Los pabellones vacíos son fríos. Esto ha ayudado también al equipo para ganar el partido", finalizó.