Kyle Fogg siempre ha sido un jugador que ha priorizado a lo largo de su vida los proyectos solidarios, ya lo demostró en su temporada en el Unicaja y lo continúa haciendo. Además, es un jugador completamente entregado al baloncesto y desde hace algunos veranos participa en el The Basketball Tournament (TBT), un torneo en el que principalmente juegan exuniversitarios estadounidenses y donde el equipo ganador consigue un millón de dólares como recompensa, aunque cuando Fogg compitió eran dos millones. 

Fruto de su talento y de su pasión, el excajista participó en esa competición y la ganó hasta en cuatro ocasiones de forma consecutiva (desde 2015 hasta 2018). En el primer año invirtió sus ganancias en la compra de una casa para su madre (estaba comenzando a tener problemas de alquiler) y desde entonces gran parte de lo que recibe lo destina a la ONG Pencils of Promise, una organización sin ningún tipo de lucro que construye escuelas y da oportunidades educativas en las zonas de desarrollo con especial atención a Laos, Guatemala y Ghana

Tal ha sido la colaboración de Kyle Fogg en este proyecto que 612 estudiantes de Ghana se han visto beneficiados de las obras educativas y programas de alfabetización con los que el jugador de baloncesto ha contribuido a través de sus donaciones. Antes de que llegara Pencils of Promise a la zona de Likpe Todome no había clases como tal, eran lugares con condiciones de seguridad inexistentes. Sin embargo, la ONG construyó en julio de 2017 dos clases completamente amuebladas con ventanas para alumnos y profesores, lo cual desde la página web de la organización existe un apartado concreto para agradecer a Kyle Fogg la labor y la donación.

“Desde pequeño siempre he querido ayudar a los más necesitados y siento como que he sido bendecido con esta capacidad para ayudar a personas que no han sido capaces de conseguir sus sueños, como yo sí que he podido”, afirmó en una entrevista concedida a Solobasket en 2016 y a partir de aquel año lo entregó todo para que los niños puedan tener acceso a la educación en las zonas más desfavorecidas.