Ni el aficionado más optimista del Leche Río Breogán, rival liguero mañana del Unicaja en el Martín Carpena (18 horas), podía soñar con un inicio de Liga tan espectacular como el que ha firmado el equipo gallego, recién ascendido desde la LEB Oro, en estas cuatro primeras jornadas ligueras.

El Breogán es tercero en la tabla, con tres victorias y una única derrota, después de ganar con diferencias más propias del baloncesto de los años 80 al Lenovo Tenerife (+19), el San Pablo Burgos (+25) y Coosur Real Betis (+32). Solo cayó 78-69 en su visita al Palau Blaugrana, tras 40 minutos en los que el Barça sudó la gota gorda para superar a los dirigidos por Paco Olmos.

Y no es solo eso, es que además el Breogán se puede decir que es el equipo que ha hecho un baloncesto más atractivo en estas primeras semanas de competición. Un juego alegre, vertical, con un equipo que se pasa muy bien la pelota y que tiene un acierto extremo desde su perímetro. La verdad es que da gusto ver jugar a este Breogán, un auténtico lobo con piel de cordero que se cita con los de Fotis Katsikaris este fin de semana en el Palacio.

Las estadísticas de la ACB no engañan: mejor equipo en ataque (86.25 puntos por partido), segunda mejor defensa (69.5), mejor equipo en porcentaje de lanzamientos triples (42.8%), segundo equipo con más valoración global (93.75), tercer equipo que menos balones pierde y cuarto que más asistencias reparte. Vamos, que ni el Fenerbahce de Zeljko Obradovic en sus mejores tiempos.

La verdad es que en sus 25 temporadas en la élite (19 en era ACB), el «Breo» jamás había arrancado con números similares a los de esta 2021-22. Solo en cuatro ocasiones los de Lugo firmaron un 3-1 de balance en las primeras 4 jornadas, similar al de este curso. Sin embargo, su básket average de la 1984-85 (+6), 1989-90 (+27), 2001-02 (-15) y 2005-06 (+5) queda bien lejos del actual +67, que es el mejor de todos los equipos de la Liga.

Dentro del buen momento general en todas las facetas del juego, el conjunto lucense destaca por su puntería muy afinada desde el 6,75. Firma una media de 11,25 triples por choque, que se suma a que son los quintos que más anotan en tiros de 2 (21,5), con el tercer mejor porcentaje de la Liga Endesa: 56,2%.

El Río Breogán se ha mostrado muy regular en su juego en todos sus partidos, mostrándose como una apisonadora de principio a fin, capaz de ganarle al Lenovo Tenerife los 4 cuartos, al Hereda San Pablo y al Coosur Betis 3 e incluso al Barça 2, en su única derrota liguera. En total, 12 de los 16 periodos fueron breoganistas hasta ahora.

Ojo también a sus parciales, con especial inquina hacia sus rivales en los dos últimos cuartos de cada partido. El Río Breogán avisó contra el Lenovo Tenerife (del 48-41 en la primera mitad al 44-32 en la segunda) antes de salirse del mapa en Burgos, pasando del 33-37 en los primeros veinte minutos al 29-50 tras pasar por vestuarios. Este pasado fin de semana, más de lo mismo contra el Coosur Betis porque el dato fue a más, transformando un encuentro igualado al descanso (38-36) en un paseo militar durante el tercer y el cuarto periodo (59-29).

El artífice de todo esto es un viejo conocido de la afición española, Paco Olmos. El técnico valenciano ha dado con la tecla del equipo, sabiendo transmitir su filosofía a un grupo que juega y enamora. Olmos regresó a una competición en la que rozó el cielo en la 02/03 (subcampeón con Pamesa), tras largos años en México y Puerto Rico. A su regreso, reconoció su orgullo por estar en una ciudad donde se respira tanto baloncesto y pidió que los suyos algo tan sencillo de decir como difícil de hacer con tal de amarrar la permanencia: «En esfuerzo, química, entrega y hambre tenemos que ser los mejores»... Pues por ahora, dicho y hecho.

Con estas credenciales llega mañana el Breogán a Málaga. Tiene pinta de partidazo y de que el Carpena va a tener que ayudar a los suyos.