El Unicaja quiere alargar su racha de resultados frente al Río Breogán. Los de Fotis Katsikaris reciben a un equipo recién ascendido que ha dado la sorpresa en estas primeras jornadas venciendo a rivales de entidad y que ahora medirán su estado de forma. Los de verde vienen de ganar a domicilio al UCAM Murcia, en Liga Endesa, y al Nizhny Novgorod, en la Basketball Champions League, y buscan confirmar su mejoría con un nuevo triunfo.

El conjunto de Los Guindos ha arrancado la temporada en la ACB con un balance de 2-2. En la jornada inaugural ganaron al Obradoiro en el Carpena, después sufrieron dos derrotas consecutivas, en Tenerife y en casa, sobre la bocina, frente al Gran Canaria; y en el último encuentro liguero sumaron una victoria muy sufrida en Murcia. Ahora, de nuevo ante su público en el Palacio de los Deportes, buscan la tercera victoria para seguir escalando posiciones en busca de estar entre los siete mejores al término de la primera vuelta y lograr así la clasificación para la Copa del Rey, primer objetivo importante de la presente campaña.

El equipo de Fotis Katsikaris no está desplegando un baloncesto demasiado sólido ni espectacular, pero en esta última semana los resultados se han dado. Con altibajos durante los encuentros, han conseguido sacar adelante dos partidos sufridos, lo que demuestra que han conseguido elevar esta temporada su nivel competitivo, algo que había brillado por su ausencia en los últimos tiempos en Los Guindos. Mientras se va ensamblando el equipo y el técnico griego consigue terminar de encajar a las nuevas piezas es importante ganar, aunque sea sin demasiados alardes, por lo que hoy es uno de esos partidos donde no se puede fallar. En principio, Katsikaris podrá contar con todos sus hombres, aunque está por ver el estado físico de Darío Brizuela y de Francis Alonso.

Sobre el papel, la visita de un recién ascendido al Martín Carpena se suele marcar con victoria en el calendario, pero el Río Breogán ya ha dejado claro en estas primeras semanas que ha llegado a la Liga Endesa para quedarse. El equipo de Paco Olmos fue el primer líder de esta edición de la ACB tras arrasar en su feudo a todo un Lenovo Tenerife (92-73). Y en total acumulan un balance de tres partidos ganados y uno perdido. Solo el millonario Barcelona, actual campeón, ha sido capaz de doblegar al cuadro gallego (79-69). Los otros dos triunfos de los lucenses también han llegado con una solvencia inesperada para un recién ascendido, ganó por 25 puntos de diferencia en la cancha del Hereda San Pablo Burgos en la jornada 2 (62-87) y en el último partido disputado sacaron de la pista al Coosur Real Betis de Joan Plaza (97-65).

Los de Paco Olmos son el equipo que más anota en la competición, el segundo en valoración, el tercero que menos balones pierde y el que mejor porcentaje presenta en tiros de tres (42,9 %), según datos de la ACB. Según su propio entrenador, se medirán en Málaga a un equipo «muy vertical, agresivo ofensivamente y que defensivamente te saca de tu zona de confort». Con la moral por las nubes tras este brillante arranque y con la única duda de Lukovic, intentarán ganar en una plaza donde no lo hacen desde 2005, cuando se impusieron por 74-77.

En el total el Unicaja y el Breogán se han enfrentado en 27 ocasiones, con diecinueve victorias malagueñas y ocho gallegas. La última visita de los lucenses al Martín Carpena fue el 11 de noviembre de 2018, en un partido que terminó con triunfo cajista por 78-72.