El presidente del Unicaja, Antonio Jesús López Nieto, estuvo este miércoles en Ser Deportivos para hablar de la actualidad del club cajista, tras estas primeras semanas de la temporada. Respecto al actual momento del club, tras los cambios en el organigrama del pasado verano, López Nieto fue contundente: "La intención es apoyar al equipo de baloncesto. Si se han escuchado tambores de guerra, estaban con una versión distorsionada. Tenemos una cantidad de patrocinios que vamos a mejorar a final de temporada. Es una ambición personal, intentar retornar a nuestros patrocinadores que ya no están. Tienen que estar convencidos de que es un proyecto para Málaga. Somos el referente del sur. Estamos siendo muy llamados en medios nacionales. Ayer, estuvo Jaime con Broncano en La Resistencia, la camiseta del Unicaja estuvo en un programa de máxima audiencia media hora larga", presumió el mandamás del Unicaja Baloncesto.

El consejo de Administración aprobó días atrás un sueldo de 90.000 euros más 30.000 en variables para el presidente, cuestión por la que fue cuestionado. "Es así. Es un tema delicado, pero yo no estoy aquí por el dinero. Los 30.000 de variables suponen un esfuerzo de aumentar los ingresos del club. Todos los presidentes pertenecían a la entidad bancaria. Todo el mundo había solicitado que cambiara la estructura. Tengo una responsabilidad ejecutiva más allá de la representativa. Puede ser controvertido cuando se vende de manera intencionada. Todos los presidentes han cobrado. La estructura del club ha cambiado, tiene un consejero delegado que no pertenece a la entidad bancaria. Por eso mi sueldo no me lo puede pagar el banco. Soy el Consejo Delegado de la entidad Unicaja Baloncesto. No tengo nada que comentar, es un tema que la gente puede sacar sus conclusiones. Vengo de otro sitio con un contrato que era superior. Estar en el Unicaja es una ilusión y un proyecto en mi ciudad, me ilusiona poder pilotar una nave como esta".

López Nieto habló de sus objetivos para esta temporada en la entidad. "Los resultados son los resultados y en el deporte profesional mandan. Estamos empezando, si nos dan tiempo en dos años espero que el Unicaja moleste de verdad a los grandes".

El exárbitro de fútbol internacional sabe que su presencia en la poltrona del club no será eterna, pero es ambicioso. "Todo en la vida tiene fecha de caducidad. Mi objetivo no es tenerla a corto plazo porque sería malo. No vengo a cerrar un club, vengo a abrirlo. Quiero un título. Vengo a dejarlo un poco mejor de lo que lo cogí. Vengo a aguantar la presión, estoy preparado. Vamos a seguir trabajando con mi equipo, estoy contento y vamos a marcar una línea para llevarlo lo más alto posible"

Las cuentas para jugar la Copa están empezando a complicarse. El "presi" tiene una visión optimista. "Estoy ocupado, no preocupado. Si hago un análisis puro de aficionado, la canasta de Kramer es la que nos tiene en el filo. En el Carpena perdimos ese y el del Barça, que entra dentro de lo normal. Salimos a Murcia y Manresa y es normal que uno perdiéramos. En Manresa no estuvo bien. Jugamos un poco a arreones. En el deporte profesional del éxito al fracaso hay solo un partido. La canasta de Kramer no puede variar mi idea"

Respecto al equipo femenino de la LF2, el presidente considera que la apuesta que se ha hecho este año por jugadoras locales es lo más acertado. "Nosotros tenemos niñas cadetes campeonas de España. No puedo pretender en un equipo de tercera categoría empezar a fichar jugadoras de por ahí sin arraigo. Quiero crecer con gente de aquí. Llegar hasta donde haya que llegar con gente de aquí. La filosofía es ser el mejor equipo masculino y femenino de Andalucía por convencimiento"

Respecto a la afición y el problema que hay para lograr que vuelvan a las gradas del Carpena, el dirigente malagueño dijo: "Estamos en una situación complicada, la gente ha cambiado hábitos y se ha acostumbrado a la televisión, nosotros estamos facilitando la manera de llegar. Nosotros en la segunda vuelta, si la pandemia se estabiliza, podemos plantearnos los carnets. Queremos que la gente se enganche, si el equipo va funcionando en lo deportivo seguro que irán perdiendo el recelo a venir al Carpena".