¿Por qué no juega Carlos Suárez? ¿Por qué en los tres últimos partidos no ha salido al parqué ni un solo segundo el capitán verde? Fotis Katsikaris fue cuestionado en la rueda de prensa posterior al Unicaja-Urbas Fuenlabrada del pasado sábado sobre este asunto y el griego desveló que el ostracismo del capitán puede acabar a partir de los próximos partidos: «Carlos Suárez tiene una mentalidad fantástica. Está trabajando muy bien y quiero ver a Carlos al cien por cien. Soy honesto. Creo que estas dos semanas las vamos a aprovechar con él y que es solo cuestión de tiempo que va a entrar en la rotación», apuntó.

La verdad es que ha llamado la atención que después de su buena actuación en el partido europeo de hace tres semanas contra el JDA Dijon en el Carpena (6 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias y 11 de valoración, en casi 21 minutos de juego), el «capi» haya desaparecido otra vez de la rotación. Jugó el fin de semana posterior poco más de 4 minutos en Vitoria (jugando de «5», por cierto) y se quedó inédito ante el San Pablo Burgos, el propio JDA Dijon, en Francia, y el Urbas Fuenlabrada, en los tres choques siguientes.

Suárez lleva ya un año largo en el que le ha faltado suerte. Muchos problemas físicos, un COVID bastante persistente y poca confianza de Luis Casimiro, antes, y de Katsikaris, ahora, cuando ha estado sano. Es evidente que es un jugador que ha sido diferencial las últimas temporadas, en el Unicaja sobre todo en defensa y en saber estar sobre el parqué, dos aspectos de los que el Unicaja adolece habitualmente. Pero su rol ha dejado de ser protagonista para convertirse ahora en el último jugador al que acude Katsikaris para su rotación interior.

Los números no admiten debate. Suárez solo ha jugado en lo que va de Liga Endesa cuatro partidos. Contra el Breogán jugó 4:21, en la visita al Baxi Manresa estuvo en pista 4:17, el día del Barça disputó solo 36 segundos y en la citada visita al Baskonia participó 4:05 minutos. Muy poco tiempo para coger ritmo después de tanto tiempo parado.

La explicación de Katsikaris sobre este asunto el pasado sábado desvela que no hay ningún problema entre ambos (como alguno ya empezaba a rumorear), reafirma la condición de profesional entregado a sus colores de Suárez y supone una buena noticia pensando en el futuro inmediato, si es que su recuperación se consolida en estas dos semanas de parón y Suárez pasa a ser una rotación más para su técnico en el juego interior del equipo cajista. Ojalá sea así por el bien del equipo.