La selección española de Sergio Scariolo arranca hoy viernes en Macedonia del Norte (19.30 horas/Teledeporte) su andadura en la clasificación para el Mundial 2023. En esta primera Ventana, el preparador italiano ha decidido contar con los servicios de hasta cuatro jugadores del Unicaja. Darío Brizuela, Jaime Fernández, Alberto Díaz y Jonathan Barreiro -descartado para este primer choque- deben convertirse en jugadores importantes para el combinado nacional durante toda esta fase previa, empezando por el compromiso de este viernes en tierras balcánicas y del próximo lunes frente a Georgia en Jaén.

El 15 de septiembre de 2019 pasó también al calendario histórico del basket nacional con la conquista del segundo oro mundial del combinado nacional, 13 años después del histórico de Saitama (Japón). Ahora más de 26 meses después, Sergio Scariolo vuelve a asumir el reto de clasificar al equipo para la defensa de su trono.

Para ello, primero debe superar un primera fase siempre compleja por la imposibilidad de contar con los jugadores de la Euroliga y la NBA y que se repartirá en seis ‘ventanas’ y un total de 12 partidos. Los seis primeros serán ante rivales teóricamente asequibles como Macedonia del Norte, Georgia, el segundo rival el lunes en Jaén, y Ucrania.

España debe quedar entre los tres primeros para pasar a una segunda fase con otro grupo mucho más duro junto a los tres mejores entre Rusia, Italia, Países Bajos e Islandia y donde se arrastran los resultados. Los tres primeros sacarán billete para la cita que organizarán Indonesia, Japón y Filipinas.

Y el primer paso será en el pabellón Jane Sandanski de Skopje donde espera una Macedonia del Norte a la que España ha derrotado en sus anteriores cinco enfrentamientos, pero que tendrá que lidiar con la corta preparación y el factor de jugar a domicilio.

De todos modos, la actual campeona del mundo, en su primera gran competición tras el amargo adiós en los Juegos Olímpicos para poner fin a la andadura de los hermanos Gasol, acude con un buen bloque que ya conoce bien Sergio Scariolo y donde se mantiene el veterano Quino Colom de la plantilla que ganó el oro hace dos años, además de Xabi López-Aróstegui, que pudo vivir la experiencia de Tokio, o Joan Sastre, bronce en el Eurobasket de 2017.

El seleccionador ha llamado a muchos jugadores que llevan mucho tiempo en trabajando en estas ‘ventanas’ clasificatorias, que ya conocen su metodología y conforman un equipo competitivo y con experiencia en competición europea.

Únicamente, el base Dani Pérez y los pívots Jaime Pradilla y Yankuba Sima son debutantes para medirse a un combinado macedonio que tuvo que superar una ronda previa ante Suiza y Eslovaquia. El pívot nacionalizado Jacob Wiley, con pasado ACB en Gran Canaria y Zaragoza, es su principal referencia.