Berni Rodríguez y Carlos Cabezas han sido presentados como embajadores de Unicaja de la mano del presidente, Antonio López Nieto. "Volver de esta manera con Carlos me hace el doble de ilusión", ha dicho Berni, quien ha recordado lo bien que se han entendido el escolta y el base desde las categorías inferiores.

López Nieto ha comentado que se van a encargar de "regar el concepto, filosofía y futuro que quiere este club". Porque ellos han sido "los valores más importantes del club", ya que "desde la cantera han llegado a lo máximo en el baloncesto nacional". Ambos ganaron el Mundial de Baloncesto de 2006 cuando jugaban en las filas de Unicaja. 

Carlos Cabezas ha aclarado la función que van a realizar en Los Guindos: "La idea es fortalecer poco a poco la dinámica del club, la temática social. Ayudar a los jugadores, poder viajar, ayudarle, pegarle un achuchón si algún chico está algo atascado o pedirle que apriete. Intentar aportar lo que representábamos en la pista".

El presidente cajista ha afirmado que "son los únicos que tienen colgadas ahí las camisetas", algo fundamental para él era que "no quedara en una esfinge, sino que fuese productivo". Berni ha incidido en que "iremos de la mano del primer equipo, del entrenador y de la situación que corresponda en cada momento". Una situación que vive con "la tensión del debut".

Ambos jugadores tuvieron una dudosa salida del Unicaja, ya que los dos tenían la predisposición de continuar. Berni ha confesado que "pensaba que no iba a suceder en su momento", pero es un tema que queda "zanjado" tras la vuelta como embajador. Carlos Cabezas no se sentía "tan cercano" a la institución desde su marcha, pero "en estos últimos meses ha cambiado con la entidad y estoy orgulloso de poder aportar mi granito de arena".

López Nieto ha recordado el viaje del domingo a Sevilla para enfrentar a Coosur Betis y animar a los aficionados a que se animen, ya que han completado dos autobuses. En este aspecto, Berni ha bromeado, ofreciendo su coche "por si falta sitio". El presidente cajista ha concluido recordando que "un equipo que no respeta su historia tiene mal futuro".