La plantilla y cuerpo técnico del Unicaja se somete este lunes a nuevos test COVID con el deseo de volver a dar todos negativo, lo que permita poder jugar el próximo miércoles a las 20 hora en el Bilbao Arena el partido pendiente desde la última semana de diciembre contra el Bilbao Basket de Alex Mumbrú. El protocolo dice que dos días antes de cada partido hay que hacerse las pruebas y este lunes, 48 horas antes de la visita a Bilbao, toca pasar los test.

Tras el positivo de Jaime Fernández, que fue baja en el choque de este domingo contra el Valencia Basket, hay cierta inquetud en saber cómo serán los resultados. Hay varios ejemplos en otros equipos de la Liga Endesa en los que a partir de un caso se han multiplicado después los positivos en el resto de jugadores o del cuerpo técnico en los controles de los días posteriores.

La plantilla verde dio al completo negativo el sábado y se espera que este lunes los resultados vuelvan a ser los mismos para que todos los jugadores, a excepción de Jaime (y con la duda del lesionado Abromaitis), puedan viajar a Bilbao para cerrar la primera vuelta liguera.