El Unicaja tendrá un partido complicado este miércoles en Miribilla frente al Bilbao Basket (20 horas). El conjunto malagueño tendrá que verse las caras con un equipo intratable en su pabellón desde hace muchas semanas. Los de Álex Mumbrú han convertido su pista en feudo inexpugnable, donde no caen desde el pasado 3 de octubre.

El equipo vasco empezó el curso de forma horrible, con cinco derrotas consecutivas en las cinco primeras jornadas de la Liga Endesa, pero poco a poco están consiguiendo enderezar el rumbo, y es gracias a sus actuaciones como local. Los hombres de negro suman seis victorias en lo que va de ACB, y todas ellas han sido en Miribilla. Los de Mumbrú han conseguido ganar sus últimos seis encuentros en Bilbao, lo que les ha permitido abandonar los puestos de descenso y colocarse decimosegundos en la tabla, justo por detrás de los cajistas.

El último equipo que asaltó Miribilla fue el Barça, hace ya más de tres meses, el 3 de octubre del pasado 2021. Desde entonces, seis triunfos seguidos que han revitalizado al equipo: Fuenlabrada (85-80), San Pablo Burgos (87-81), Obradoiro (80-76), Río Breogán (83-75), Gran Canaria (95-80) y Andorra (74-71). En total, un balance de 6-2 que les hace ser un equipo firme en casa.

El encuentro no será nada fácil para un Unicaja que ya no tiene ninguna opción matemática de jugar la Copa del Rey de Granada. A la racha en su pabellón del Bilbao Basket hay que sumar los registros poco alentadores del Unicaja cada vez que actúa de visitante. Los de Fotis Katsikaris llevan un bagaje en la Liga Endesa de 2 victorias y 5 tropiezos cuando juegan lejos del Martín Carpena. En toda la competición solo han conseguido vencer a domicilio al UCAM Murcia (79-84), en la cuarta jornada, y al Real Betis (73-79), en la 12ª.

El conjunto de Los Guindos no tiene otra opción que reaccionar de inmediato. Con la Copa imposible, el Unicaja debe empezar a sumar triunfos para entrar en los ocho primeros al término de la Fase Regular y jugar el play off por el título.