No corren buenos tiempos en lo deportivo para el Unicaja. El equipo acumula demasiadas decepciones consecutivas, lo que tiene «mosca» a una afición acostumbrada no hace mucho a pelear con los mejores de España y de Europa e incluso a disputar finales (Eurocup 2017 y Copa 2020, las dos últimas), algo que ahora es solo una utopía.

Los datos son irrefutables: El Unicaja ha quedado eliminado a las primeras de cambio en tres de las cuatro competiciones que ha disputado en estos últimos doce meses. Solo ha superado en este último año natural con éxito la primera fase de la Basketball Champions League de la presente temporada 21/22, lo que le permite estar clasificado ya para el Top 16 continental que arrancará dentro de un par de semanas.

El primer traspié llegó el pasado mes de marzo cuando los verdes fueron incapaces de superar el Top 16 de la Eurocup. El equipo de Los Guindos firmó el peor balance de toda su historia en esta competición, con una sola victoria y cinco derrotas en una liguilla que compartió con el AS Monaco, el Joventut de Badalona y el Nanterre galo, lo que le impidió estar en el play off de cuartos de final, objetivo mínimo que se había marcado el club en esta competición.

Una vez el equipo quedó eliminado en Europa, todos los esfuerzos se centraron en tratar de acabar la Fase Regular de la Liga Endesa entre los 8 primeros para poder jugar así el play off por el título. El equipo, muy irregular en su juego y sobre todo muy poco consistente en el Martín Carpena durante toda la temporada, luchó hasta la última jornada por lograr el objetivo, pero se quedó fuera de las eliminatorias por el título, al acabar la Fase Regular con un balance de 17 victorias y 19 derrotas, en el puesto undécimo de la tabla.

La derrota contra el Madrid dejó al Unicaja sin play off 20/21. | G. MARRERO

Tras el verano, con los cambios en el organigrama del club y también los retoques en la plantilla, el Unicaja encaró la nueva temporada 2021/2022 con la clasificación para la Copa del Rey como primera gran objetivo del curso. Pero el equipo de Katsikaris tampoco ha podido concluir con éxito este reto y a falta de una jornada todavía por jugar en la pista del Bilbao Basket, y a pesar de que muchos de sus equipos rivales tienen dos y hasta tres partidos todavía pendientes, el billete para la Copa ya es matemáticamente imposible para un Unicaja que tiene 7 victorias en la clasificación y que como mucho, ganando en Bilbao, sumará 8, cifra insuficiente para estar en la cita del k.o. de Granada.

Es evidente que el club debe variar esta dinámica perdedora lo antes posible. La afición necesita victorias y éxitos para reengancharse. Por delante hay dos nuevos objetivos para esta misma temporada. En Europa: avanzar a cuartos de final de la BCL, primero, y a la Final Four, después. En la Liga Endesa: clasificarse para el play off por el título. Dos retos en los que el Unicaja no puede volver a fallar.