El pívot del Unicaja Rubén Guerrero abandonó ayer antes de tiempo la concentración de la selección española en Córdoba. El pívot marbellí del Unicaja sufrió un esguince de tobillo en el entrenamiento del lunes por la tarde, tras un choque fortuito con su compañero de equipo Francis Alonso, que le ha dejado k.o en el equipo nacional.

Las primeras exploraciones hablan de un esguince leve, que le deja fuera de combate para el España-Ucrania de este jueves, pero que no tiene por qué impedirle estar el sábado 5 de marzo en el regreso a la competición del equipo cajista, ante el UCAM de Murcia, en choque que se jugará en el Martín Carpena.

El pívot cajista, que estuvo ausente en la anterior concentración de noviembre del equipo nacional, regresó ayer mismo a Málaga, una vez que los doctores de la Federación Española de Baloncesto certificaron su baja y ya trabaja a las órdenes de los servicios médicos del club de Los Guindos para tratar de recuperarse lo antes posible de su lesión.

El jugador marbellí, que durante muchas semanas parecía en la puerta de salida para una cesión que le permitiera jugar más minutos de los que contaba en la etapa de Fotis Katsikaris como técnico, ha ganado rol importante en la rotación tras la reciente llegada al banquillo verde de Ibon Navarro y ha sido el «5» titular en los últimos partidos.

Con la baja de Guerrero en la selección, son finalmente tres los jugadores del Unicaja (Alberto Díaz, Francis Alonso y Jonathan Barreiro) que continúan a las órdenes de Sergio Scariolo de cara a ese compromiso del combinado nacional en la Ventana FIBA clasificatoria para la Copa del Mundo 2023, este jueves, ante Ucrania, en el pabellón Vista Alegre de Córdoba (20:45 horas, retransmitido por Teledeporte).

Hay que recordar que será el único partido de esta Ventana para España toda vez que el que debería jugarse el próximo domingo en Kiev entre estas dos mismas selecciones se ha suspendido por la difícil situación política que está viviendo Ucrania con su vecina Rusia.

El resto de la plantilla del Unicaja, con la ayuda de varios jugadores del equipo filial que juega en la Liga EBA, aunque con la baja de Jaime Fernández, que trabaja al margen de sus compañeros en su proceso de recuperación de la lesión en el sóleo que se produjo hace tres semanas en el choque europeo contra el Filou Oostende, prosigue sus entrenamientos en el Palacio Martín Carpena de cara a preparar la vuelta a la competición contra el UCAM. Antes, este próximo viernes, el Unicaja jugará un partido amistoso a puerta cerrada contra el Covirán Granada, líder de la Liga LEB Oro.