Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Guerra en Ucrania

«Me gustaría que esto fuera una pesadilla»

El canterano del Unicaja y del CB El Palo, Daniil Shelist, ucraniano de nacimiento, vive con preocupación la situación bélica en su país, con su abuela atrapada en una de las zonas más peligrosas

Daniil Shelist, con la camiseta del Unicaja | LA OPINIÓN

Daniil Shelist está preocupado. Normal. El exjugador del Unicaja y del CB El Palo, de la generación 2003, la misma que Yannick Nzosa, juega esta temporada en el Zentro Basket Madrid de la LEB Plata, tras acabar su etapa de formación el pasado verano en el club de Los Guindos.

Ayer se despertó en Madrid con la noticia de la invasión de Rusia a su país, en el que vive su abuela materna, además de una prima. Shelist está muy pendiente de ellas. «Mi abuela vive muy cera de Crimea. Llamó a mi madre a las 7 de la mañana y le dijo que oía los bombardeos y que veía tanques en la ciudad», explicó a La Opinión, con el susto en el cuerpo.

«Mi abuela vive muy cera de Crimea. Llamó a mi madre a las 7 de la mañana y le dijo que oía los bombardeos y que veía tanques en la ciudad»

decoration

Shelist vivió hasta los 9 años en Ucrania, después se instaló con su madre en La Cala del Moral, primero, y en Málaga capital, después, donde sigue viviendo cuando no está con su equipo madrileño. «Putin entiende que hay una parte de Ucrania oprimida por el Gobierno de Kiev, pero eso es falso porque las personas que viven allí tienen libertad para ir a Rusia si quieren y no lo hacen. El objetivo de Putin es tener más terreno y un acceso más fácil hacia Europa», apunta.

Shelist espera que este episodio bélico sea pasajero. «Mi abuela para mí es como una segunda madre. Pensar que están las tropas al lado de ella y explotando bombas, es muy duro. No quiero que le pase nada. Estoy muy preocupado», dijo.

Shelist reconoce que desde la distancia es todo más duro. «Veo vídeos y no entiendo cómo alguna gente hace memes y chistes de lo que nos está pasando. Mi educación es que hay que ayudar a los que tienen dificultades, o al menos no reirte de sus problemas».

«Es increíble porque rusos y ucranianos nunca hemos tenido problemas. Yo sé hablar ruso y no ucraniano porque de pequeño lo aprendí en el colegio. Mi mejor amigo es ruso y trabaja en una tienda en Málaga»

decoration

«Es increíble porque rusos y ucranianos nunca hemos tenido problemas. Yo sé hablar ruso y no ucraniano porque de pequeño lo aprendí en el colegio. Mi mejor amigo es ruso y trabaja en una tienda en Málaga. Él está preocupado porque haya revueltas civiles entre nosotros, es todo un tema político. Para mí todos los que descendemos de la antigua URSS siempre los he considerado mis paisanos. En 2014 hubo problemas, pero todo eso ya pasó y está olvidado».

A Shelist también le preocupa su madre, que está en Málaga siguiendo todo lo que pasa en su país. «Ella está muy pendiente de mi abuela. Queremos traerla, pero ella tiene allí su vida y su trabajo en un puesto en el mercado. Cuando pase esto trataremos de convencerla. Vive en una casa con un sótano y allí puede esconderse. Me gustaría despertar y que esto fuera una pesadilla», concluyó el exjugador cajista.

Compartir el artículo

stats