Este jueves ha tenido lugar una comida homenaje a Eduardo Portela (Barcelona, 1934), el gran impulsor de la ACB desde su fundación y pieza clave en el desarrollo del baloncesto español desde hace más de 50 años, a la que ha acudido Antonio Jesús López Nieto en representación del Unicaja.

Portela tuvo una brillante carrera en los banquillos, dirigiendo a Montgat, Sant Josep Badalona y FC Barcelona, con el que ganó una Copa del Rey, y posteriormente liderando la dirección deportiva del club blaugrana durante nueve años. En 1982 fue una pieza clave en la fundación de la Asociación de Clubes, ejerciendo como gerente hasta 1990 cuando fue nombrado presidente, cargó que ostentó hasta 2013. Desde entonces es presidente de honor de la ACB, que compagina con la presidencia de honor de la Unión de ligas Europeas de Baloncesto (ULEB), de la que también fue cofundador.

La ACB ha reunido en torno a su figura a más de 60 protagonistas del mundo del baloncesto y del deporte, en la actualidad y en el desarrollo de la ACB en los últimos 40 años. Instituciones, clubes, jugadores, entrenadores, árbitros, periodistas y extrabajadores han compartido una agradable comida en el Restaurante Asador Donostiarra en Madrid.

Eduardo Portela no pudo acudir al dar positivo por Covid-19 en el último momento. “Siento mucho no estar con vosotros como era mi objetivo”, explicaba en una grabación para todos los asistentes. “Me siento honrado, orgulloso y complacido de este homenaje para que en vida sienta el cariño de una organización a la que he dedicado toda mi trayectoria personal y profesional”, asegura, concluyendo que “este homenaje, este acto de cariño, carga mi depósito de ilusión y mis ganas de vivir. Mi más sincero agradecimiento a todos”.

Antonio Martín, presidente de la ACB, ha destacado que “este homenaje es un acto de justicia porque es justo que la gente del baloncesto le brinde un reconocimiento”, a la vez que lamentaba que “llevábamos dos años esperando encontrar una fecha por la pandemia y justo hoy, en el último momento, ha dado positivo”. Finalmente, se ha referido a su posición en el cargo que ocupó Portela durante dos décadas: “humildemente ocupar el sillón de Eduardo es motivo de tensión, de mucho honor y de intentar imitarle en muchas cosas imitarle. Todavía nos sigue iluminando a la ACB actual, no solo a mí”.