Kiosco

La Opinión de Málaga

Plantilla

Alberto Díaz, la última «pieza» del Unicaja campeón

Tras el adiós de Carlos Suárez, el base malagueño es el único jugador que queda de la plantilla que ganó la Eurocup en 2017 y de la que jugó de manera regular durante década y media la Euroliga

Alberto Díaz junto a Carlos Suárez, en la despedida del madrileño como cajista. UNICAJAB/PHOTOPRESS

16 jugadores, entre primer equipo y cantera, vistieron en algún momento de la temporada 16/17 la camiseta del Unicaja. Han pasado desde entonces cinco años en los que la plantilla ha ido evolucionando con los distintos entrenadores que han ido pasando desde que la Eurocup ocupa un lugar especial en las vitrinas de Los Guindos. Sin embargo, solo queda ya una última figura de aquella heroica victoria en la final contra el Valencia Basket: Alberto Díaz.

La despedida de este viernes de Carlos Suárez ha supuesto que los que estaban siendo «los últimos de la Fonteta» se hayan reducido hasta ser solo uno. La marcha del capitán, después de la de Waczynski el pasado verano, ha supuesto un golpe para la mayor parte de la afición, que ha demostrado siempre su cariño al capitán y que ahora se queda huérfana de ídolos, salvo el caso del base canterano .

Alberto Díaz suma nueve campañas con el primer equipo, aunque son siete en las que su incidencia ha sido notoria y con las que se ha convertido en uno de los grandes emblemas de la historia del Unicaja a sus 28 años. Precisamente, esos son los siete que ha compartido con Carlos Suárez y con el que ha ido aprendiendo sobre la verdadera identidad que debe tener un gran jugador.

No obstante, las palabras que el base le dedicó a su amigo ayer en la rueda de prensa de despedida del madrileño no fueron un mero discurso de compañero de vestuario. Se especula que «el corazón del Carpena» será el próximo capitán del Unicaja y su predecesor ya le fue allanando el camino: «Va a ser un capitán espectacular y trabajador como pocos». Es más, ha tenido un par de años de aprendizaje en los que el madrileño se ha perdido un gran número de partidos por las lesiones y Díaz ha ejercido esa tarea en funciones.

Alberto Díaz, Carlos Suárez, Jamar Smith, Jeff Brooks, Adam Waczynski, Nemanja Nedovic, Dani Díez... estos fueron algunos de los nombres que formaron parte de aquella plantilla cajista que tantas alegrías dio con el último título que se adhirió a las vitrinas malagueñas: la Eurocup de 2017. Con mayor o menor arraigo, la mayoría de ellos han ido dejando las filas del club con el paso de los años y ahora solo queda Alberto.

Lo cierto es que desde que Díaz vistiera por primera vez la camiseta cajista del Unicaja aquel lejano 26 de abril de 2012, el malagueño es uno de los pocos jugadores que han sabido entender lo que pedía la afición en todo momento. Ahora se queda como la última figura que vivió aquella noche inolvidable en la que fue esencial su carácter para levantar a un equipo al que se le dio por muerto cuando más difícil lo tenía. Incansable, lleno de coraje y con el esfuerzo por bandera, se queda como el único jugador que puede contar por experiencia propia lo que ocurrió en aquellos momentos, con el añadido de que fue el MVP de la final.

El reto que tiene por delante no es en absoluto fácil. El equipo afronta un verano en el que habrá una revolución en la plantilla y, pasado el período estival, tendrá que volver a unir a los que se quedan con hasta ocho jugadores nuevos, o eso se espera en los cálculos. Así que la primera aventura de Alberto Díaz en «soledad» comienza después de la peor temporada del Unicaja con una marea muy revuelta. No es el mejor panorama con el que arrancar, pero reconducir a su equipo para devolverlo a los puestos europeos es uno de los mayores objetivos que va a tener el canterano en su carrera deportiva y lo hará, salvo sorpresa, como capitán.

Compartir el artículo

stats